viernes, noviembre 16, 2007

Brad Pitt semiótico

Cuando lo primero que lee uno en una crítica de cine es “La semiótica del neo-western emerge desde las propias cenizas del western clásico, desde sus contraluces y desde la proyección de su personalidad subterránea” puedes empezar a temblar. Así arranca Roberto Piorno (‘La guía del ocio’) su análisis sobre uno de los mayores bodrios de la temporada: El asesinato de Jesse James..., ya comentado por un servidor en mi blog de cine.

El texto de Piorno es un compendio de la abismal distancia que hay entre el espectador medio y el crítico supuestamente cerebrado. Algo que podría ser digno de analizar en una facultad de comunicación o quizás en una conferencia de psicoanalistas argentinos.

Tiene mérito escribir sobre una aburrida peli de vaqueros con Brad Pitt y que no se entienda casi nada con frases como “Los códigos morales que circulan en la representación de la simbología común no son sino pretextos estéticos para demoler el mito e invocar espectros” o "El asesinato de Jesse James... incide en esa exploración del reverso tenebroso del género que fluye desde la desarticulación del arquetipo, la inversión estética de la poética paisajista, la reestructuración del tempo narrativo en pos de una distancia contemplativa donde la metamorfosis del contexto, como contrapunto ético y estético a la mitomanía tradicional del western, encuentra eco en la desbordante lírica de las texturas y en la proliferación de sombras y sobrecogedores augurios de extinción”.

¿Han llegado hasta aquí sin pirarse de mi blog? Pues gracias. ¿Cómo es posible que 'La guía del ocio', donde publica Piorno, no tenga un editor que le pregunte al chaval qué cojones quiere decir con todo este parlamento de ateneo de provincias? ¿Cómo es posible que no le diga nadie que la gente no va al cine para ver un “cajón de sastre de paradigmas de la antiépica fronteriza” sino una peli sobre traiciones en el lejano Oeste? Si escribe en ‘La guía del ocio’, lo del amigo Piorno no tiene nada que ver ni con el ocio, ni con una guía para nadie.

Eso sí: tiene todas las papeletas para ser fichado próximamente en las aburridísimas páginas de cine de El País.

9 comentarios:

fridwulfa dijo...

Jajajajaja. He leído ya la crítica dos veces y, como diría Les Luthiers, la segunda vez no la entendí.

Awake at last dijo...

Yo es que directamente me he saltado el párrafo, XD

Mks.

wallander dijo...

Con dos cojones. 1- Parece un crítico de arte enrevesándolo todo para que no se entienda nada. 2- Apostaría un huevo y la yema del otro a que no ha visto la peli.

manuel g. dijo...

jejeje... a veces todo el mundo olvida que el cine, o la literatura, o la pintura... tiene que estar hecho más de la materia de la vida que de elucubraciones y análisis mentales y semióticos, pero al mismo tiempo unas espectativas demasiados chatas también son muy insatisfactorias...y esto no es ninguna sofisticación, porque cualquier obra debe darte materia para pensar. Para mi una obra es buena si sigues dándole vueltas en la cabeza un día, dos o tres después de verla, y malas las que se olvidan en cuando sales del cine.

Tanto en las obras como ewn el análisis, mejor un equilibrio.

OTIS DRIFTWOOD dijo...

Semiótica debe de venir de "semen", porque consiste en el arte de hacerse pajas mentales y vivir de ello.

ruso dijo...

No hay duda, ese chaval acabara en el suplemento cultural de El Pais, le sobran meritos para ello.
Ivan, recuerdale cuando entre que tu lo anunciaste, igual te dejan la seccion de adivinos y te levantas unos euros extra.

IVÁN REGUERA dijo...

Otis: Eso que has dicho te lo pienso plagiar en el futuro.

Frid: Grandiosa frase luthierana también.

Manuel G: Este debate sobre crítica sesuda y crítica entretenida lo llevo tienendo desde hace siglos con tipos y tipas de toda condición. Creo que Pumares tenía razón cuando me dijo que la crítica no debe ser sesuda porque, en general, las películas que vemos no son sesudas.

Manuel g. dijo...

Yo creo que debe haber crítica sesuda y crítica no sesuda...las dos cosas. Pero la crítica sesuda no quiere decir lenguaje técnico y enrevesado, lo importante son las ideas.

Para mi, sinceramente, una película tiene que generar ideas, pensamientos, análisis...hasta donde se pueda. Y cuanto más y mejores, más riqueza.

Si la película es chata, poco de esto generará en nosotros.

Leo dijo...

IVÁN: lo has dicho tú mismo con tu mecanismo: este tío acabará ganado una pasta por agilipollar a la gente; y mientras tanto nosotros... en fin :-(.

Lo peor es que la gente tiende a valorar más las críticas "sesudas" que las "no sesudas", porque las primeras parecen más serias, más a tener en cuenta por así decirlo, porque vienen de un tío supuestamtne "cultivado". Decir que una peli es cojonuda o un zurullo (con argumentos por medio, por supuesto) es algo que puede hacer cualquiera, o eso se cree.