lunes, junio 07, 2010

¿Nos estamos perdiendo algo?

Preciosa foto, ¿eh, amigos? Hace semanas, prebostes de Hollywood sugirieron que España no es un territorio rentable por la cantidad de pelis que nos bajamos por la red. Amenazaron con irse de este país bárbaro e insensible, mira tú que miedo. Recularon, claro. En 2003 el mercado de deuvedé español era el quinto del mundo con 12.000 videoclubes. En 2009 estábamos en la octava posición. Sólo quedan 2.000 videoclubes y la venta de deuvedés ha perdido un 75% de mercado. Una hecatombe.

¿Nos estamos perdiendo algo? No. Lo que queda de Hollywood es una máquina de hacer basura que llaman “entretenimiento familiar”. Hasta los juegos de la Play tienen ya mejores guiones que las películas. Franquicias, remakes, adaptaciones de juegos, tebeos, novelas o series de mierda, juegos de mesa pasados al cine…

Los presidentes de Disney y de Universal han sido despedidos. Los máximos ejecutivos de Warner tienen los días contados. La Metro está en la bancarrota. Y no es la taquilla en salas lo que falla. Falla el deuvedé; la mitad de los ingresos de Hollywood.

Todo esto se refiere a lo industrial, claro. Buenas noticias desde el frente: bienvenidos televisores con Internet y un videoclub para disfrutar y hacer más rica la cultura privada de todo el que esté interesado en enriquecerla. Vuelve a llevarse el 3D como medida desesperada, pero veremos lo que dura el timo. Aún no quieren bajarse de la burra, pero se bajarán. Tenemos derecho a ver una peli como nos dé la gana.
Escrito el domingo 6 de junio de 2010.