jueves, octubre 27, 2011

El rebaño

Como diría Vito Corleone, no me meto con la manera de ganarse la vida de la gente, cada uno a lo suyo, pero hay cosas que dan mucha risa. Hace poco leí un anuncio que ofrecía, como algo maravilloso, como la vacación ideal “Pastar cabras”. Como lo leen.

Contaba el anuncio que gracias a su oferta el cliente podría “vivir por unas horas la experiencia de ser pastor. Ahora tenéis la oportunidad de visitar las montañas de la mano de Sergi, un joven pastor. Disfrutar de una comida cerca de la granja y luego a pasturar. Con Sergi y su rebaño de cabras viviréis la experiencia de su ancestral oficio, así como el sacrificio que conlleva su día a día. Para terminar la jornada, podréis jugar o muñir a las cabras”.

¿El precio? 600 machacantes por pareja para estas vacaciones de esfuerzo, vacaciones de cuadra, barro, mierda, leche y una buena riñonada pastoril. Lo último. Lo más de lo más. ¿Por qué extraña asociación de ideas alguien presupone que ser cabrero es algo apasionante, que ese curro aburrido y machacante es una experiencia única y auténtica? ¿Qué va a ser lo siguiente, aprende la experiencia ancestral de se limpiador de pozos? ¿El bello oficio hereditario del deshollinador?

2 comentarios:

Elvira, el Cisne Negro dijo...

Jajajajajajajajajajajajajajaja... que me descojono...

Muy buena, Iván. Pues sí, los que tienen dinero parece que se lo gastan en tonterías. Para cuándo unas vacaciones así para el Congreso...

David P. dijo...

Iván, es la primera vez que visito tu blog, y me encanta. Bueno, si. Es que ahora lo "cool" es ir de este palo. Consumir productos de comercio justo, aunque sean el triple de caros para el bolsillo, ir de movimiento ocupa o del 15-M pero con un Iphone en la riñonera (ojo que respeto al 15-M que se lo están currando a muerte, pero siempre se meten algunos en esos grupos que.....). Es la hipocresía de esta sociedad. La verdad, esta sociedad está falta de sentido común, y muy sobrada de hipocresía y de gente tonta. Un saludo.