jueves, enero 31, 2008

Esa "cosa" llamada amor

What is this thing called love?
This funny thing called love?
Just who can solve its mystery?
Why should it make a fool of me?
I saw you there one wonderful day
You took my heart and threw my heart away
That's why I ask the Lawd
up in Heaven above
What is this thing called love?
Que en "la voz", y en glorioso vinilo, no en cedé, se escucha así de bien:


miércoles, enero 30, 2008

Paisaje en la niebla


Esto no es un fotograma de Paisaje en la niebla, dirigida por el intenso Theo Angelopoulos, sino las nuevas torres de eso que llaman el Skyline de Madrid.


Estas fotos las saqué desde un coche, en uno de mis pocos curros fuera de la oficina.

Ese día una extraña espesa niebla cubrió toda mi ciudad y nos regaló estampas extrañísimas.

martes, enero 29, 2008

EL DÍA D

Vale, pues ya está decidido el día para la quedada de la gente de este blog y su máximo irresponsable.

Será el DÍA 23 DE FEBRERO de este 2008.

El lugar para celebrar la cena aun está por concretar, pero pronto sabréis algo más sobre el asunto.

Si alguno tiene especiales preferencias (carne o pescado, o las dos cosas, como en el sexo) que lo diga o calle para siempre.

Si alguien quiere un plan alternativo, lo mismo: que lo diga o calle para siempre.

NOTA: La primera copa será gratis para todo aquel asiduo a este blog que venga con un tricornio en la cabeza y lo lleve puesto durante la cena. (No hay huevos)

Tengo una pregunta para usted


"La partitocracia va degenerando en una bien orquestada exhibición de fantoches que se hacen cargo de la ceremonia del poder. La sólida y omnipresente estructura del Estado se encarga de los detalles". (Manuel Martín Ferrand)

Estamos en elecciones. Los bandos son los de siempre, las trincheras mediática las habituales. Los azules van a unas teles y radios y los rojos a otras. Los dos se reparten las parrillas programáticas, como lo hacen los partidos de provincias con sus correspondientes y secuestrados medios.

Zapatero regalará, en plan populista bananero, 400 euros que yo no cataré por ser autónomo y Rajoy, el de los "hilitos de plastilina" nos hace una oferta apasionante, histórica, revolucionaria: dice que será un líder previsible, aburrido y, eso sí, muy patriota.
Estas últimas semanas, Pedro Jota realizó dos largas entrevistas a cada uno de ellos, ahondando en el bipartidismo y olvidándose una pregunta cuya respuesta me hubiese gustado leer: ¿Quién le financia, señor candidato/señor presidente? Estas preguntas no se hacen en los grandes medios porque, muy posiblemente, compartan financiador con los grandes partidos.

Es curioso que en los generalmente denigrados Estados Unidos -el más elefantiásico ejemplo, eso sí, de bipartidismo- sepan más o menos quién financia a quién en sus multimillonarias campañas y precampañas electorales.

Así, sabemos que al descafeinado Barak Obama le financia la JP Morgan, el magnate especulador George Soros y David Geffen, fundador de los estudios Dreamworks. A Hillary Clinton (ejemplo de sucesión dinástica, como los Bush) le financia Warren Buffet (el cuarto hombre más rico del planeta e íntimo de un tan Bill Gates), la Goldman Sach, Morgan Stanley, First Banc Comunicaciones y City Group. A John Edwards le financia el multimillonario Ralph Nader.

¿Y los republicanos? A Rudy Giuliani le financia el especulador Donald Trump, el millonario Steve Forbes, el inversor Carl Icahn, Time Warner, Motorota y el lobby judío. A Jon McCain le financia Merrill Lynch, la farmacéutica Pfizer, el fondo de capital riesgo Blackstone y Henry Kissinger.

Conocidos estos padrinos, información de acceso público, muchos echamos de menos que en los desayunos de las teles o radios, en 59 segundos, en Tengo una pregunta para usted o en las entrevistas de los diarios, se les pregunte a los candidatos españoles otras cosas además de lo que cuesta un café con leche.

Por ejemplo, quién financia -además de todos nosotros- los miles de millones que cuestan sus mastodónticas y cerradas organizaciones y sus despilfarradoras campañas.

Nos íbamos a llevar unas sorpresas…

lunes, enero 28, 2008

Quedada con Q

Sí, efectivamente. He pensado en una quedada (con q, no con k, que soy muy antiguo y ya la palabra quedada me parece una modernez insufrible).

A lo largo de los años, desde 2005, he entablado, con algunos de vosotros, una curiosa y enriquecedora correspondencia. Y todo gracias este blog personal.

Entre ellos, he llegado a mantener una relación personal -de diferentes grados- con gente estupenda como Frid, Israel, Clot, Otis o Gabacho, pero me falta conocer a más amigos "posteadores" y también blogueros. Por eso he decidido que ya es hora de vernos todos las caras (los que podamos) de una puta vez.

En su día fui muy crítico con esto de las relaciones personales por la red, pero al encontrarme a gente estupenda entre unos cuantos tarugos o coñazos, creo necesario que organicemos algo para vernos las caras, beber, charlar y conocernos, aunque sólo sea "por una noche", como decía López Vázquez en Plácido a propósito de llevar un mendigo a tu casa.

La idea es que, entre todos, propongamos una fecha. El lugar lo ponemos los madrileños, ya que, en un principio, lo ideal sería muy centralista: quedar en Madrid, centro de España y lugar de corrupción, el mes que viene o en marzo. Razón: muchos vivimos y curramos en esta cuidad.

¿Podríamos quedar para celebrar una buena cena y rematarla con el inevitable copeteo? Yo creo que sí.

Así que ala, a proponer fechas ideales para vosotros.

Nota: Flyer by Frid.

miércoles, enero 23, 2008

Nunca es tarde

Mírenlo, flotando por el aire, gritando y gozando. Es mi viejo amigo de la infancia Pedro Valle, ya presentado en este blog. Pedro abandonó su trabajo y su vida en Madrid para largarse a Australia a hacer el gamba, como bien demuestra la foto.

El muy cabrón parece feliz y me suele mandar fotos de su viaje por las mañanas, cuando uno está currando en la oficina. No hay derecho.

Pienso al ver su foto. Medito. Me inquieto. Resoplo. Le doy vueltas al tema.

Llego a una conclusión: envidio a Pedro, pero yo no tengo la intención de romper con todo. Para empezar porque soy un urbanita empedernido y para seguir porque me motivan muchas personas que me rodean y varios apasionantes proyectos que tengo entre manos.

Y nunca es tarde. Puede que a los setenta me dé por… esto:


Post relacionado.

lunes, enero 21, 2008

El negocio del bombero

Mientras el mentiroso solemne se dedica a invitar a representantes de gobiernos tercermundistas, retrógrados y violadores de los derechos humanos para hablar de alianzas de civilizaciones, España logra el octavo puesto como potencia mundial de exportación de armas. “La paz es la guerra”, ya lo escribió Orwell a mediados del siglo pasado.

Alfonso Armada, en un interesantísimo reportaje para ABC, se preguntaba: “¿Se puede condenar la guerra y al mismo tiempo duplicar las ventas de armas que permiten escalar hasta el octavo lugar del ranking mundial como ha ocurrido en la actual legislatura?”

Se puede. Con Zapatero, se puede. Eso y más. La justificación de esta incongruencia nos la da, como Yuri Orlov en el revelador film El señor de la guerra, el propio Armada: “Si el negocio del bombero es el fuego, mejor que no falten nunca llamas”.

La venta de armas de empresas españolas generó, en 2006, unos ingresos de más de 800 millones de euros y sus compradores fueron países tan inestables como Pakistán o Marruecos, con el que estamos a la gresca desde hace siglos.

Cuenta Armada que en las aduanas los envíos españoles suelen camuflarse bajo la etiqueta de “material de tiro y caza deportiva”. Hace años ya que balas españolas siegan la vida de soldados o inocentes civiles en Liberia, Sierra Leona, Guinea Conakry o Costa de Marfil. Y lo más terrible es lo que hacen nuestras bombas de racimo. En este caso, el 98% de sus víctimas son civiles, incluidos miles de niños. “España las fabrica, el ejército las almacena, Defensa las justifica por ‘necesidades estratégicas’”. Otra vez Orwell.

Sin ir más lejos, nuestro Secretario de Estado de Turismo y Comercio, respaldado por el también cómplice PP, declaró al respecto:

“Creo que todos podemos sentirnos razonablemente satisfechos y orgullosos de que en España existan empresas capaces de suministrar este tipo de bienes y en muchos casos este tipo de servicios. (…) Este año y en los siguientes vamos a ver incrementos en las exportaciones de este tipo de productos”.

"Material de tiro y caza deportiva", "necesidades estratégicas", "bienes", "servicios" o "productos". Nunca armas. Otra vez Orwell. Siempre Orwell.

Sangría de espectadores


En su chat de los jueves en El País, alguien preguntaba a Carlos Boyero:

Podría hablarnos del cine español. ¿Por qué el cine español no asume que aburre, que no interesa ni para las descargas ilegales, ni para pagar nada por verlo (salvo escasas y honrosas excepciones)?

Desganada respuesta de Boyero:

Pregúnteme por cuestiones que me motiven un poquito. La respuesta me inspira una pereza notable. Que hablen ellos de su negocio. Yo no tengo nada que decir.

Pues yo sí, que no soy tan vago y encima no cobro. Podéis leer sobre los porqués de la caída del cine patrio y mundial en mi blog de cine, en CINEDIGITAL.NET.

El texto ha generado un debate muy interesante. Participad si no sois tan desganados como el Boyero.

jueves, enero 17, 2008

El pacto de Santoña (y II)

Para explicar la división ideológica y militar dentro del bando republicano, el libro ‘El pacto de Santoña’ repasa multitud de anécdotas que tienen que ver con esta desintegración que llevó a la derrota de la república.

El País Vasco, por ejemplo, se consideró siempre el “oasis católico”. Y en este punto, Euskadi sí tuvo suerte de tener a quien tuvo entonces en el poder. Al estar gobernado por fuerzas profundamente católicas, no sólo las iglesias y catedrales se libraron del saqueo y la quema, sino que muchos religiosos se resguardaron en zona vasca librándose de las ya conocidas salvajadas de comunistas, anarquistas y otras bestias del bando republicano.

Además, los militares y políticos vascos hicieron lo indecible por entregar sus ciudades casi intactas, como le sucedió a la preciosa Donosti o a Bilbao, mi ciudad natal. Capitularon sin demasiada resistencia ante Franco, pero salvaron no sólo sus ciudades, sino también su industria.

Lo más aberrante y absurdo, eso sí, llegó cuando los vascos tuvieron que defender su industria contra los suyos. Fue el caso de Altos Hornos de Vizcaya. El batallón asturiano Somoza tenía órdenes de paralizarlos para que no fuesen usados por Franco, como luego sucedió. Los vascos lo impidieron a la fuerza “blandiendo sus ametralladoras y enfrentándose a los asturianos directamente”.

Este acto y otros fueron después juzgados por los vencedores. Y fueron juzgados con clemencia. Así, los jueces franquistas se conformaron con prisión menor con este alegato: “Los batallones que se rindieron en Bilbao prestaron un eficaz y positivo servicio a la causa del orden, y en definitiva a la de España, para repeler una agresión de los rojos”.

Estas anécdotas, y muchas como estas, son las que jamás aparecerán en los libros de texto de los vasquitos y las vasquitas.

En definitiva, ‘El pacto de Santoña’ es un libro de historia, pero también un libro sobre la vergüenza y el borrado de la realidad más incómoda para algunos poderosos o fanáticos vascos.

Disfrutadlo si estos temas os interesan.

miércoles, enero 16, 2008

El pacto de Santoña

Además de un pueblo donde yo veraneo desde crío, privilegiado por una bahía única en toda Europa, Santoña es parte de la historia de España y parte de la historia oculta, por vergüenza, del nacionalismo vasco. Sabido es que en el libro de instrucciones del buen nacionalista destaca el negar la historia y después transformarla, inventársela.

‘El pacto de Santoña’, libro absolutamente recomendable y escrito por Xuan Cánadano, descubre oscuras páginas de los secuaces del PNV que a mí, en mis tiempos de ikastola (escuela vasca) me fueron vilmente ocultados y manipulados. Hasta que llegó a mis manos ‘El pacto de Santoña’ tenía la convicción de que los valerosos gudaris (soldados vascos) fueron engañados por Franco en las costas cántabras.

No fue así del todo, porque en verdad fue el engaño a unos engañadores, el PNV, partido católico y de derechas, como los franquistas, que al inicio de la guerra se planteó la posibilidad de colaborar con los militares sublevados incluso consumándose una dictadura militar.

La figura fundamental de ‘El pacto de Santoña’ es el padre Onaindía, desplazado “del papel que le corresponde en la historia reciente del País Vasco, donde el poder político y la cultura oficial mantienen su figura en un ignominioso silencio”. Onaindía, excelente párroco, creó escuelas, ayudó a los obreros y fue fundador del sindicato nacionalista ELA-STV, donde conoció al lehendakari José Antonio Aguirre, uno de sus chicos de Acción Católica.

Onaindía era “valiente, honrado, luchador, pacifista, audaz, culto y refinado”, pero con una pequeña pega para los amos del PNV: formó parte de la rendición de su ejército. Onaindía fue un hombre clave en las conversaciones con los fascistas italianos para consumar la rendición de los vascos y la consiguiente traición a su bando, el republicano, "demasiado español” para los gudaris.

Onaindía, ya viejo, publicó en 1983 un libro sobre el Pacto de Santoña, edición impedida durante 46 años. El libro no tuvo ninguna repercusión mediática y se convirtió en un libro maldito, como lo es, en cierta medida, ‘El pacto de Santoña’ hoy.

El libro de Xuan Cánadano es un libro valiente porque expresa a las claras lo poco de fiar que fueron (y son, matizo yo) los nacionalistas vascos (y catalanes, matizo también). Por aquel entonces, aquellos dirigentes que tendrían que haber dado ejemplo al pueblo cuando llegaban los franquistas a Bilbao, huyeron como ratas en barcos destinados a mujeres y niños.

‘El pacto de Santoña’, además, es un completo estudio sobre las razones de la victoria de Franco y la capitulación republicana. Las conclusiones son sencillas: Franco contaba con la aviación, con el apoyo de fascistas alemanes e italianos, con el Vaticano y con un ejército unido y disciplinado. Mientras, la República contaba con aliados tan frágiles y antagónicos como los socialistas, los anarquistas, los comunistas, los nacionalistas vascos o catalanes y los valerosos asturianos, un cóctel intragable de gente que se odiaba. Una bomba de relojería.

LEE LA SEGUNDA PARTE DE ESTE ARÍTULO AQUÍ.

lunes, enero 14, 2008

LOS CONSEJEROS

Sumamente preocupados por la letra del himno de España, por quién será expulsado del casting de Fama, por la boda de Belén Esteban, por las lágrimas de Hillary, por el corte de pelo de Leticia o por la separación del hijo de Paquirri, obviamos algunas noticias que, como están en la sección de economía, ni las miramos.

Pero la que he leído hoy, en el diario El Mundo, debería correr como la pólvora por la red, algo que no sucederá nunca. Curiosamente, extrañamente, en su leidísima edición digital, el periódico de Pedro Jota no se ha hecho eco de su propia noticia en papel.

Resulta, querido españolito -que ves la tele, te guarde Dios- que la brecha entre lo que ganan los altos ejecutivos y los trabajadores de las empresas españolas se ha multiplicado por 10 en los últimos 20 años.

El sindicato CC.OO, viejo amigo de Alfredo Urdaci, denuncia que la retribución de los consejeros de administración creció el año pasado un 30,9%, hasta los 250 millones. 658.000 euros por cabeza. 45 veces el salario medio anual. Si ha esto le añadimos que, generalmente, los consejeros son tipos que NO HACEN NADA, los datos son escalofriantes. Vergonzosos más bien.

La CC.OO manifiesta que “si hace 20 años la diferencia salarial entre máximos directivos y puestos con menores salarios era de 10 o 20 veces superior, hoy aumenta hasta 100 o 200 veces”.

En Madrid, por ejemplo, un 55% de las trabajadoras tiene salarios mensuales inferiores a los 1.000 euros y un 75% de este colectivo estaba por debajo de los 800 euros. Y atención a estos datos: un 37% tiene salarios inferiores a 270 euros (leen bien) mensuales y una cuarta parte de los currantes madrileños cobra entre 540 y 1.000. La mitad de estos trabajadores cobra menos de 1.000.

A todo esto, como no, hay que sumar los inmensos beneficios empresariales, basados en el estancamiento salarial. Los que más han crecido son los que han generado menos trabajo. Así, el Banco Santander amasó 26.000 millones entre 1999 y 2006 mientras perdía 12.000 trabajadores.

¡VIVA ESPAÑA! ¡lzad los brazos, hijos del pueblo español, que vuelve a resurgir!

viernes, enero 11, 2008

QUE VIVAN LOS NOVIOS

Hace unos meses, mi amigo José Carmona me invitó a comer para darme una noticia. Intrigado, se la escuché palpando un buen paté de los que él tan bien sabe elegir: “Me caso, Reguera”. “Tú estás loco”, le dije. “Joder Reguera, se supone que me tienes que animar y felicitar”.

No lo hice porque no creo en el matrimonio. Y eso que Anita, su novia, me parece una tía muy maja. Yo, y no sé si lo dijo Woody Allen, no quiero casarme, sólo quiero divorciarme.

En aquella comida, Carmona me pidió acompañarlo a su sacerdote, un sudamericano muy campechano, muy buena gente y con parroquia en Fuencarral. Allá, a los cursos prematrimoniales, me dirigí para atestiguar -no recuerdo cómo llaman los católicos a este trámite burocrático- ante el curita que Carmona no tenía una churri o un chulazo escondido, esperándole por ahí.

Anita -también llevaba su correspondiente amigo- y Carmona se descojonaban por dentro ante tamaña patraña. Creo que hasta el curilla lo hacía.

¿A quién se le ocurre llevarme A MÍ, que soy el mejor ejemplo de ambigüedad, corrupción y vicio, a semejante arena? Sólo a Carmona. Aun así, deseo que todo salga muy bien hoy. Dentro de unas pocas horas Ana y José van a decir el sí.

Antes de que mañana me emborrache en el picoteo al que me han invitado en un hotel madrileño, les voy a regalar más grandes frases de pensadores tan grandes o más que Woody Allen.

“Uno debería estar siempre enamorado. Por eso jamás deberíamos casarnos”. (Oscar Wilde)

“El amor abre el paréntesis, el matrimonio lo cierra”. (Victor Hugo)

“El matrimonio acaba muchas locuras cortas con una larga estupidez”. (Federico Nietzsche)

“El matrimonio es la principal causa de divorcio”. (Groucho Marx)

Y, por qué no, remato todo esto de una manera gráfica. Una forma de ver cómo entiendo yo estar soltero y estar casado que he encontrado en la red:


Y que vivan los novios.

jueves, enero 10, 2008

AL OESTE DE ROMA

“John Fante es un escritor de una gran simplicidad, que parece escribir casi de corrido, para no explotar, para deshacerse, de algún modo, de una energía intolerable”. (Sandro Onofri)

Como muchos, descubrí a Fante gracias al viejo Bukowski, que no dudó en calificarlo como uno de sus maestros. Una vez devorada cualquiera de sus novelas, te das cuenta de por qué. En el mundo de Fante pululan parecidos personajes y espacios junto a un estilo magistralmente sencillo, despojado de florituras literarias y un humor rabiosamente destructivo.

Fante nació en Colorado. Su padre, Nicola, era italiano y su madre, Mary, norteamericana. Los dos, con otros nombres, fueron blanco habitual de su envidiable y personalísima narrativa, especialmente en su obra maestra: La hermandad de la uva.

A finales de los años veinte, Fante se mudó con lo puesto a California, donde acabó escribiendo relatos, novelas cortas y alimenticios y olvidables guiones de cine, según el propio escritor. Bunker Hill, distrito de Los Ángeles, es otro de los protagonistas de una de aquellas novelas que casi nadie leyó. Desgraciadamente, y a diferencia de Bukowski, Fante no pudo disfrutar de un tardío reconocimiento literario.

La última novela que he disfrutado de este gigante literario, dormido durante décadas, es ‘Al oeste de Roma’, publicado por Anagrama, impecable sello que se ha preocupado por darnos a conocer a Fante en España. El libro, dividido en dos novelas (‘Mi perro idiota’ y ‘La orgía’) está escrito en los años setenta, cuando Fante era un sesentón. En estas novelas me he vuelto a reencontrar con sus obsesiones y con su pasmosa sinceridad y desnudez. Con un par, con una valentía arrolladora, Fante destruye a su familia (cuatro hijos parásitos y una mujer manipuladora) en escasas 149 páginas.

Las mayores secuelas de su sinceridad, eso sí, las sufre el propio Fante, cuando se machaca a si mismo. Decepcionado al leer el material de su incipiente nueva novela, Henry Molise, su alter-ego, dice: “Veinticinco años antes habría cogido aquellas páginas amarillas entre mis manos y las habría hecho pedazos con valentía. Pero ya no tenía huevos o, para el caso, fuerza en las manos. Así pues, como a todos los hombres, a Henry Molise le había llegado la muerte. La coartada perfecta. Molise no volvería a escribir nunca. Molise, querido por los críticos por las cuatro novelas de su juventud, estaba ahora más muerto que vivo en Poit Dume”.

miércoles, enero 09, 2008

LA HUELGA


A pesar de la huelga que llevan a cabo los guionistas de cine y televisión de EEUU y que ha obligado a la NBC a suspender la emisión de los Globos de Oro, la ABC se ha mostrado "confiada" en que el próximo 24 de febrero emitirá la costosa y rentable gala de los Oscar.

Si se cancela, y ojalá ocurra si a los guionistas se les sigue despreciando tan infamemente, sería la primera vez que no se celebran los Oscar en su ya larga historia.

De todo esto y más escribo en mi espacio de CINEDIGITAL.INFO. Ya ha empezado el debate, así que sois bienvenidos.

martes, enero 08, 2008

Un cuerpo nacional tetrapléjico

A continuación, y por su gran interés, rescato este artículo publicado en OTRA REALIDAD por mi amigo Juan José Aparicio a propósito de los medios de comunicación y nuestro libro sobre Pumares:

Cuando comencé junto a Iván Reguera la realización de este libro, hace aproximadamente cuatro años (digo aproximadamente pero lo cierto es que pudieron ser cinco, he perdido la noción del tiempo a su respecto), los periodistas a los que entrevistamos, caso de José Luis Balbín o Manuel Martín Ferrand, tenían una clara idea de lo que estaba sucediendo en el mundo empresarial de la comunicación. Periódicos y emisoras habían sido absorbidas por grupos empresariales fuertes creando un “cuerpo nacional tetrapléjico” en el que Vía Digital, dirigida en aquél entonces por Telefónica, presuntamente aznarista, y Canal Satélite Digital, del grupo Prisa y presuntamente felipista, se disputaban el control del “campo audiovisual”.

Más tarde, Vía Digital se fusionó con Canal Satélite Digital, el Grupo Vocento adquirió el periódico ABC, apareció la cadena Cuatro para redondear la influencia televisiva analógica del grupo Prisa; El Mundo se ha fusionado con el grupo Recoletos, propietarios del diario Marca... Como el Marca tome partido por las teorías no oficialistas del 11M le auguro un futuro incierto al gobierno actual...

En fin, fusión tras fusión, nos hemos acostumbrado a buscar detrás de la información la fuente empresarial de la que procede para darle mayor o menor credibilidad a cada noticia. Y esto no debería llamarse crispación, sino CONFUSIÓN. Me pregunto acerca de las personas que deciden leer varios periódicos de distinta ideología política para hacerse una imagen más pretendidamente real de las cosas... ¿A qué conclusión llegan? Es imposible. Al final siempre tendrás que elegir a ciegas, lo blanco o lo negro, por mucho que te subordines al rigor o a la lógica. La influencia empresarial sobrevuela cada comentario por encima de la historia, más o menos comprometida con la verdad, de cada periodista de este país.

Es por este motivo que los medios de comunicación se han convertido en el peor de los medios posibles para desvelarnos la realidad diaria. Ortega y Gasset, Giovanni Sartori, Ray Bradbury o George Orwell y su 1984, son algunos de los capacitados para hacernos entender lo que le está ocurriendo a nuestra sociedad moderna.

De entre todos ellos, parece que sólo Sartori y algunos más son capaces de hablarnos desde el presente. Y a propósito del primero, de Ortega y Gasset, Martín Ferrand también utilizaba sus palabras citando el “desprecio por la excelencia” que se vive en la actualidad. Según el inventor de la radio no musical en Frecuencia Modulada, la universidad, más concretamente la de periodismo, no es más que un lugar en donde arreglarse un medio de subsistencia; se llega a ella sin pasión, sin cultura y sin vocación, por lo que de ella sólo salen licenciados técnicos sin una preparación ética, una palabra de la que ya ni se habla.

Esta completa falta de vocación les hace fácilmente manipulables para estas grandes macro empresas de la comunicación que buscan periodistas que se acomoden con facilidad a sus dictámenes ideológicos (la COPE y la CUATRO son ejemplos actuales clarísimos). Y, por consiguiente, todo aquél que intente tener una visión crítica e independiente es inmediatamente expulsado, como en el caso del periodista Hermann Tertsch de El País, o lo que es más habitual, no se le dé la oportunidad ni siquiera de demostrarlo obstruyendo su acceso a la columna, al micrófono o a la cámara desde sus primeros intentos.

Esta creo que es la parte más desesperante de la reflexión. Porque si se le niega el paso a la gente más preparada, independiente y apasionada por su trabajo, no quedará esperanza de un cambio en el futuro del mundo de la comunicación, mas bien todo lo contrario, deberemos prepararnos para un atrincheramiento y endurecimiento de las posiciones actuales. Más crispación, o a mi forma de ver, más confusión.

Todo ello pudimos comprobarlo de la mano de Carlos Pumares, paseando por la historia de su vida y de los suyos, entendiendo por qué una persona culta, preparada y creativa en su terreno ha tenido que terminar disfrazándose y pegando gritos en televisión para poder seguir subsistiendo. Es la historia de los últimos treinta años de periodismo en este país.

J. J. Aparicio

jueves, enero 03, 2008

GENTE SANTA y PATITOS FEOS

Empecemos por Ricardo Corrochano, más conocido como Clot en este blog. Ricardo trabaja a mi derecha, en la misma mesa. Tiene cara castellana, perfil de torero. Le viene de sangre: su abuelo fue el reconocido diestro Alfredo Corrochano. Aunque por sus cejas parece tener también algún parentesco con Groucho, hay que reconocer que por encima de las gafas refuerzan una mirada que a veces te está diciendo “te entiendo” y otras “a mí no me la cuelas, gandul”. Y es que Corrochano es unas veces mi ángel guardián y otras el exterminador. Siempre que me paso de apático en un guión me lo recuerda, aunque me lo repita 10.000 veces para mi desesperación. Cuando una mañana de resaca escuchas por tu oreja derecha “Ivantxu”, es que Corrochano te va a pedir un encarguito. Gajes del oficio. Y a teclear.
Me gusta tomar los vinos con Corrochano y lo único que no le perdono es que me dé la matraca poniendo a todo trapo a Los secretos.

¿Qué decir de Izaskun Granda, más conocida como Frid en este blog? Gracias a Izaskun entré a trabajar como guionista publicitario en SANTA IDEA y gracias a ella tengo un privilegio del que muy pocos españolitos gozan: trabajar con amigos.
Izaskun, lectora compulsiva y de gran conversación, es el oráculo de la oficina: todo el mundo le pregunta de todo. Ricardo: ¿Haakon VII de dónde era rey? Izas: De Noruega. Era también príncipe de Dinamarca. Iván: ¡Izas, el escáner este no va! Izas: ¡La madre que te parió! Granda es grande, como muchas veces he dicho y diré. Y tiene el defectillo de los grandes: a veces tiene una mala leche que no hay quien la aguante a la tía. Pero en esos casos hay que pillarle el truco. El mío es decirle a todo que sí, como hacía en el cole con mis profes. Aunque me temo que ya me ha calado y la próxima me va a arrear con su teclado en la frente.

Aquí tenemos al jefe, Jon Pittaluga (derecha) y a Federico Ramos (izquierda). A saber qué creativa idea le está contando Federico -tipo estupendo, indispensable argentino chupa-mate en toda agencia publicitaria que se precie- a Jon, un hombre incansable que respeta su oficio como pocos. Además, se la juega con una empresa como esta y con piratas como yo en la tripulación.
De figura quijotesca, delgado y culo inquieto, Jon empieza a imponerse en el negocio como capitán de “creatas” con sus gafas de pasta, chaqueta informal y zapatillas deportivas, perfil que funciona entre nuestros queridos, estimados, amados clientes. Yo, claro, prefiero al Jon que de vez en cuando comparte un cubata conmigo.

A Verónica Pastrana, aquí con su sobri, no solo le unen a Jon las gafas de pasta y la delgadez. Novios desde hace muchos años, son tal para cual. Es decir: que no pueden parara quietos, que son dos guindillas, que a veces se dispersan más que un ejército vencido y que no sé de dónde sacan las pilas para ser como son. Vero es actriz y también guionista, trabajo que desempeña con pasión adolescente, como cuando viene a contarte una idea para un corto, un largo o un formato de televisión que se le acaba de ocurrir. Su energía es ideal, necesaria para perder de vista por unas horas el piloto automático del guionista funcionario.

Ana Pastrana es su hermana. Lleva el trabajo ingrato de las cuentas de la empresa y es la que nos tiene que recordar machaconamente que le mandemos la lista de trabajos realizados y las facturas. A mí me trata como a su hermano pequeño y se ríe mucho conmigo. Eso sí, igual que Izaskun, como le pilles en un día torcido prepárate para que el cielo caiga sobre ti. Ana a buenas es genial, pero a malas, discutiendo, es para echarse a temblar o para decirle a todo que sí, como hacía en el cole con mis profes.

Miguel Calderón, el gallego impasible. Allá en la Escuela de Cine, cuando Miguel firmó el primer y último guión que produje, creí que tenía un problema de comunicación y de sociabilidad. En esta empresa lo certifiqué. Aun así, aunque a veces parezca un muñeco de caucho diseñado para alguno de nuestros rodajes, Miguel es un tío con un humor negro cojonudo y una capacidad de trabajo que es para quitarse el sombrero. Sé, aunque no lo haya comprobado, que entre guión y guión de encargo, guarda celosamente, y en su intimidad, una novela extraña de cojones.

Jaime Pineda entró silencioso, humilde, modestito, en plan becario, buen chico. Y poco a poco, cuando acabó de limarse las garras, asomó el magnífico cabroncete, irónico y mordaz, que hay en ese cuerpo largo y esas pintas de judío, aunque él es católico y a mucha honra. El Pineda ha sido un gran fichaje por parte de los de arriba. Tengo mucha suerte de tenerlo al lado. Él a la derecha, Frid a la izquierda, un marcaje de Champions.
Sabe descojonarse como pocos de la actualidad, es de los mejores para sacar punta a nuestro extraño oficio, en el que se desenvuelve muy bien, y se puede conversar con él de cualquier tema. Y encima se encarga del pedido de Nespresso...

Lo de Antonio Azuaga es otro caso extraño. Nuestro futuro montador y demostrado brillante decorador, es un alma dual. Tiene sensibilidad de artista, es un buen fotógrafo, pero el cabrón habla como Makinavaja, como si te fuese a mangar la cartera mientras te habla de la fotografía estereoscópica.


Luis Ruiz produce con Carmona, del que hablaré más abajo. Luis es otro gran fichaje. Y es un tipo raro para este oficio: culto, sensible, elegante y que cocina como Dios. Doy fe de ello.


Y aunque no son todos los que están (no hay fotos de gente como Lorena, Karras o Joan porque no los conozco bien), acabo con el citado José Carmona, gran amigo y productor aún sin úlcera en PRODUCCIONES PATITO FEO. Carmona es un cachondo, un hedonista que se conoce un buen puñado de restaurantes madrileños y bares con clase. A mí me gusta provocarlo y a él le gusta mi agitadora conversación mientras nos inflamos a vino o buenos placeres culinarios y recordamos los grandes clásicos del cine en el que Carmona se solidificó, como un mosquito, en el ámbar de la Metro Goldwing Mayer. Tengo pocos amigos que demuestran estar de verdad cuando te hacen falta. Él es uno de esos pocos.