viernes, agosto 27, 2010

GRANDES PENSADORES

“Acepto que como cineasta he sido un ladrón pero no tengo ningún tipo de remordimiento, porque sé que lo que le robo a la vida se lo devuelvo, y además con más vida de la que tenía antes".

“Le haría más caso a un niño en su opinión sobre el cine que a cualquier otra persona”.

“Soy un demonio, soy un cabrón y soy imprevisible. Es bueno, porque a pesar del éxito de Cannes, sigo en la sombra y es en esa posición desde la que uno es verdaderamente peligroso. Dentro de diez años me veo convertido en un árbol o en un susurro”.

(Oliver Laxe, cineasta aspirante a susurro)