lunes, agosto 02, 2010

Súbditos

El soldadito Manning filtró miles de documentos a Wikileaks, web que ha revelado casos como el asesinato de un cámara de Reuters por parte del Ejército de EE UU o las cloacas informativas de los turbios atentados del 11-S. ¿Qué supusieron todas estas informaciones para el poder? ¿Qué supusieron para la población, para el hombre de a pie? ¿Para un yanqui, para ti? NADA.

¿A alguien le importaría hoy un nuevo Watergate? Grez Krikorian, de Los Ángeles Times, lo explica así en el documental Telling the Truth About Lies: “Hoy la gente sufre tal bombardeo de información que le cuesta separar la paja del grano. Pasado un tiempo no saben qué es real y qué no lo es”. Ben Bradley, mítico ex director del Washington Post, enriquece su respuesta: “Hay una nueva configuración de los medios, sobre todo de la televisión, que permite al presidente y a sus hombres controlar los medios de comunicación hasta un punto impensable en los tiempos de Nixon”. Matthew Felling va más allá: “Desde el Watergate las empresas grandes han absorbido a las pequeñas y otras, aun mayores, absorbieron a éstas y las más grandes a las anteriores, y así hasta que unas corporaciones dirigen a otras”.

Vuelvo a la pregunta inicial: ¿Sería posible hoy un Watergate? Responde Jonathan Alter (Newsweek): “Si sucediera ahora, Woodward y Bernstein serían citados para declarar ante el Gran Jurado Federal y les pedirían que les revelaran sus fuentes. Pero no lo harían e irían a la cárcel. Da un poco de miedo. Antes, cuando hablábamos del poder de la prensa, pensábamos en David y Goliat. La imagen del periodista luchando por ti ha sido sustituida por la de gigantescas empresas que no representan en absoluto a la gente”.

Iñaki Gabilondo nunca ha sido santo de mi devoción, siempre me ha parecido un sectario, vocero oficial del Partido Socialista. Hace poco, al despedirse de su informativo hasta septiembre, el hombre de Prisa dijo algo extrañísimo en sus homilías: “Somos súbditos de los mercados. El régimen en el que vivimos es una dictadura, una dictadura muy particular, pero una dictadura; disfrazada con los ropajes de la democracia, pero una dictadura”. Texto reeditado el domingo 1 de agosto de 2010.

3 comentarios:

Bosco dijo...

Gabilondo, ha sacado todas sus editoriales en un libro, a 20 euritos en el FNAC.

IVAN REGUERA dijo...

Bosco: Creo que cobra 3,5 millones. Para algunos la dictadura capitalista se lleva mejor.

Leo dijo...

A pesar de lo que decís, todavía me pregunto qué rayos se tomaría ese mamón para soltar algo así. Supongo que ya le da igual lo que pueda derivarse de esa declaración, dado que tiene el riñçon bien cubierto y ya es mayorcito...