lunes, marzo 03, 2008

El baño

No me fío de la gente que no se baña. Y no me refiero a que sean unos cerdos, me refiero a la gente que no usa la bañera porque no le parece práctica frente a la rapidez y economía de la ducha. Hay gente que usa el cuarto de baño sólo para la higiene y no como un lugar de intimidad, relajación, armonía, desconexión.

Yo no entiendo una casa, sea como sea, mida lo que mida, sin bañera. No entro en un piso que no tenga bañera, aunque, en mi época de estudiante viví años sin ella. Hoy, en cambio, la idea de no tener una hermosa bañera en mi casa es un pensamiento insoportable.

La bañera, otra de las grandes herencias romanas, es lo más íntimo en la estancia más íntima de todo hogar, a veces la placenta que un día abandonamos y volvemos a recuperar. Puro recogimiento.

El baño no es cualquier cosa y debe estar acompañado de elementos que lo hagan siempre perfecto. Yo uso estos:

1. Espuma en abundancia.
2. Sales o aceites de baño (yo prefiero las sales).
3. Una mesita cerca de la bañera.
4. Un libro, prensa del día, un cuadernillo, un rotulador y un gintonic con muchos hielos sobre esa mesita.
5. Velas, muchas velas. El baño debe estar iluminado sólo con ellas.
6. Una barrita de incienso.
7. El móvil por si te llaman.
8. Una almohadilla para el cuello.
9. Música de fondo, preferiblemente jazz, clásica o bandas sonoras.
10. Una toallita para secarte las manos.

Mis mejores lecturas las he gozado a remojo y alguna de las mejores ideas me han surgido siempre en la bañera, que uso casi a diario sin preocuparme por la factura del agua. Ya ahorro en otras cosas no tan fundamentales como mi baño.

Ahora sólo me falta un detalle: que un carpintero me diseñe una mesita plegable para escribir en la bañera, algo parecido a lo que se puede ver en esta foto de Dalton Trumbo:

¿Alguien conoce a un ‘chapuzas’ serio y económico?

9 comentarios:

Awake at last dijo...

Señor Reguera, cámbieme el gintonic por un buen martini y soy suya (aunque la ducha, si la demografía nos obliga, tampoco es tan mala opción...)

Mks.

Gabacho hidraulico dijo...

me encantaría dejar la ducha por el baño, pero una vocecita dentro de mi me dice (ay esa educacion!!!) que tengo que ahorrar agua y luchar contra la sequia. ya sabes esas cosas.

Lo que no entiendo es como no desconectas el movil en esos momentos. Me Resulta un pelin contradictorio con la idea de relajación con musica, el gin tonic, la lectura, etc.
A menos que quieras DAR ENVIDIA a los que te llaman.

Como anecdota lo que dijo una mujer tras haber visto psicosis: "Despues de Las Diabolicas, ya no me bañe, y ahora con Psicosis, ni la ducha".

IVÁN REGUERA dijo...

Gabacho: El móvil lo uso porque a veces escribo en la agenda del movil cosillas. Y si llama mi santa madre, claro, o tengo un plan por confirmar.

Awake: La ducha es para horteras.

Awake at last dijo...

...y para casas con alta densidad de población, querido.

:-P

Mks.

Anónimo dijo...

Desee un paséo Regueraaa...

Marta G.Brea dijo...

Iván, comparto contigo esa idea del baño, y me gusta mucho la de hace siglos en la que se creía que purificaba el alma.

Por cierto, es muy importante la temperatura y la hora. Para mí lo ideal es en torno a los 40º y durante la tarde-noche.

¡¡FELICES BAÑOS!!

Leo dijo...

A mí, como a Gabacho, se me clava una astillita en el cerebro cada vez que voy a quitarme las miasmas y trato de cambiar la palabra "ducha" por "bañera". Admito que muchas veces el tema del "ahorro" es como el de los impuestos: los ricos nos conminan a todos a "apretarnos el cinturón" para que ellos sigan gastando a manos llenas incluso más que antes. Pues con el agua igual, porque seguro que no hay un solo pijo del barrio de Mirasierra dispuesto a prescindir de su piscina en veranito para ahorrar agua ("que ahorre el populacho" dirán). Pero lo cierto es que ya me he acostumbrado tanto a ducharme que hago precisamente eso, y por lo menos me limpio un poco y ahorro... algo más de tiempo para mí.

Leo dijo...

Y por cierto, nosotros también semos unos talifanes de inciensos, velas y demás, hasta el punto de tener un par de estantes de un armario dedicados casi en exclusiva a almacenar esa clase de material, junto con quemadores, lámparas de sal y demás parafernalia...

Anónimo dijo...

Esto pequeños detalles de la vida(y baratos) son los que nos hacen ser felices...........


J.A.