jueves, marzo 27, 2008

El beso de la muerte

Primero lo de Rafael Azcona y ahora esto. Vaya semana.

Nos dejó ayer, a los 93 años. Detrás deja El beso de la muerte, Pánico en las calles, No Way Out, Los juicios de Nuremberg, Cheyenne Autumn, Madigan, Coma…

Pero, sobre todo, se le recordará por esto:



Adiós, inmenso Richard Widmark.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Mi padre fue amigo de Widmark, y tuvo trato con él, por las circunstancias de aquella época y su trabajo...

claro, lo mismo no me creéis, pero yo lo digo, a riesgo de que ya no me habléis más....jejeje..

Pero si investigas, te enterarás de que vino a España a jugar al Golf etc...también Bing Crosby (¿se escribe así?), y sobre todo Yul Brynner...

Hasta me ha dicho hoy al enterarse de su muerte: "¿Donde estarán las postales que me enviaba?"

También me cuenta que le gustaba mucho México,lo que más, y que quería comprar un cortijo aquí...aunque el dueño no se lo quiso vender.

Yo lo siento si cuesta trabajo creerme.

IVÁN REGUERA dijo...

Anónimo: ¿Por qué no te voy a creer? En los 50 y 60 España era lo que hoy es Marruecos para Hollywood, un país barato y rico en paisajes y contrastes. Si encima la sumas el cachondeo y la buena vida española, pues ni te cuento.

Manuel G. dijo...

Vaya. No puse mi nombre. Soy Manuel G.

Para más datos, mi padre era director de un hotel, y por eso...se tomaba el desayuno todos los días con Widmark y luegos se iban a pasear por el campo de Golf.

¿Me cuenta que Yul Brynner, llevaba su propio peluquero (o barbero) que le afeitaba la cabeza a diario?....jejeje

manuel g. dijo...

Quería decir...¿te puedes creer que me cuenta que Yul Brynner...

IVÁN REGUERA dijo...

Manuel: Qué gran anécdota. En aquella época, algunos de los que se dedicaban a la hostelería lo fliparon.

Juan Fran dijo...

Mecagüen la leche, pues no está fumando...
El cine ya no es cine desde que no se fuma en pantalla