miércoles, marzo 11, 2009

El luchador

El trabajo de Mickey Rourke en El luchador es pura historia del cine, un retrato casi documental de un tipo absurdo, estrafalario y roto. Durante todo el metraje, la cámara acompaña a un oso teñido de rubio de bote que respira mal, de mirada abatida, destrozado por las pastillas y los anabolizantes. Rourke logra una construcción física alucinante, pero lo más impresionante es la del alma, porque Randy, su personaje, es él, sin trampa ni cartón, y eso hace elevarse el film a niveles que no se ven hoy en una pantalla.

Puedes leer mi comentario completo en MI BLOG DE CINE.

Foto: Rourke con Bukowski.

2 comentarios:

Gabacho en el ring dijo...

Peliculón.
Y si ademas uno ha sido como yo seguidor en algun momento de Wrestling, pues te llega aun mas.
Rourke se ha inspirado mucho en Bret The Hitman Hart para lograr ese "Randy" tan verdadero.
Merecía el Oscar.

IVAN REGUERA dijo...

Gabacho: Aunque el Oscar me parece un premio que ya no es serio y se lo dan a cualquiera, se lo merecía más que el resto de candidatos.