miércoles, septiembre 21, 2011

Y al mismo tiempo colaboráis

Sé que autofinanciarse una película es casi imposible y que hay que recurrir a la caradura o a la imaginación para lograrlo. O a la familia, al banco, a vender sangre, a hacer chapas, a montarse cooperativas o a darle al cross funding ese. Pero hay límites. Hace unos días leí este mensaje que me llegaba a Facebook: “Hola amigos. Por favor, os pido llaméis al número XXX XXX XXX y escuchéis el mensaje de 30 segundos. Con vuestra llamada podremos realizar nuestra película y al mismo tiempo colaboráis con la Asociación Española Contra el Cáncer. Yo colaboro con ellos y quiero hacer visible en mi película mi colaboración (tres veces ya). Por favor, llamad y escuchad el mensaje de 30 segundos. Sólo os costará X € y vuestra llamada tendrá un doble sentido. Además tendréis opción a cuatro premios importantes; dos coches y dos viajes a USA. Gracias amigos”.

Anonadado ante la mezcla de cáncer, “mi película” y “cuatro premios importantes”, me pregunto quién es. Y rastreo y leo más: “Amigos, ya hemos recibido cerca de 2.000 llamadas a nuestro número de teléfono. Además, mi proyecto de largometraje se ha asociado a La Asociación Española Contra el Cáncer. De cada llamada que recibamos, una parte de lo que se obtenga irá a ellos. Llamad. Nos ayudáis con la película y al mismo tiempo colaboráis a luchar contra el cáncer. Además, PREMIOS A GANAR para vosotros (espero, me digo al leer esto, que el redactor no sea el guionista). Esperamos vuestras llamadas. Gracias amigos”.

Sigo leyendo y veo que el tipo se desespera: “Gracias Amigos, ya he conseguido 100 llamadas a mi número... Por favor, seguid llamando, necesito más para levantar esta peli... (aquí ya la ayuda al cáncer desaparece). Llamad, seguid llamando, no os olvidéis de mí... (así de lastimoso). Llamad y escuchad el mensaje de 30 segundos... Gracias, amigos... amigos de mis amigos y amigos de los amigos de mis amigos”.

Uh, vaya lío, los amigos de mis amigas son mis amigos, que cantaba Objetivo Birmania. He conocido muchos proyectos independientes, pero como este pocos. No sabía yo que alguien pudiese financiarse usando a enfermos de cáncer mientras regala coches y viajes a USA. Amigos cineastas, no vale todo. Por cierto, Pilar Bardem se apuntó.