lunes, diciembre 29, 2008

Con la iglesia seguimos topando

Mientras estaba de vacaciones en Cantabria, en Madrid han vuelto a tener movida clerical en Colón y en la Castellana. Lástima, me lo he perdido. La cosa iba de defender la familia creyente y “normal” porque, al perecer, la pobre vive en situación de “asfixia” y de “serios peligros”. ¡JARL!, que diría el surrealista Chiquito de la Calzada.

Aunque en estos casos me quedo con el gran surrealista, Buñuel, que lanzaba obispos por la ventana en La edad de oro o quemó la corona de espinas en Viridiana. En aquella grandiosa obra maestra que el Vaticano quiso cepillarse con la complicidad de sus contactos franquistas, Don Luis convirtió una navaja en crucifijo, un buen símbolo para recordar lo que algunos obispos guardan debajo de las sotanas, aparte de lo impuro. También debajo de la tramoya de Colón guardaron oscuras intenciones políticas. Con la iglesia seguimos topando. Qué cruz…

Dicen beatonas, curitas y cardenales que matrimonio sólo hay uno, que familia sólo hay una. Y se agarran a lo que dice la RAE, que muchos toman como sin fuesen las tablas de la ley de San Dios. En definitiva: que los maricas o las bolleras se casen si quieren, pero que a esa cosa asquerosa no la llamen matrimonio, que es la unidad de hombre-hombre con mujer-mujer. Estoy de acuerdo con ellos, la palabra matrimonio es espantosa. Lo llamaremos feldespato. Mola más. “Víctor y David, unidos en feldespato”… ¡Jesús, dónde va a parar!


Quiero confesar algo, padre. Cuando leo en algún diario católico las declaraciones de esas familias de Colón, les deseo algo muy concreto: que alguna de sus hijas le salga tortillera o que alguno de sus hijos le salga homo, cosa no muy descabellada, habida cuenta de que los armarios se están quedando más vacíos que los burdeles en tiempo de crisis. Verás que remanso de verdad, amor y paz iban a vivir en casa, me digo para mis ateos adentros.

El pasado fin de semana, una de estas familias comentaba, en el ABC, que “en la familia se encuentra el apoyo y la comunión. Hay que manifestar a la gente la Verdad y anunciar a Jesucristo”. Bonito, ¿no? Paz, amor, apoyo, verdad… Cojonudo. Poco más tarde, la retrofamily suelta que entre los problemas más grandes de esta “institución” se encuentra
“la falta de respeto hacia la vida, el echo de considerar matrimonio a ‘cosas’ que nada tiene que ver con él, el divorcio exprés”… “Estas formas de ver la vida traen cosas como la eutanasia”.

No falla. Resulta que detrás de tanta serenidad, amor, verdad, y Jesusito de mi vida se esconde lo que se esconde, como en las sotanas: las vergüenzas.


Escrito el 28 de diciembre de 2008.

13 comentarios:

Awake at last dijo...

¿Es que hemos dejado de topar alguna vez?

(por cierto, en mi blog hay un post que no anda muy lejos del tuyo, XD)

Mks.

Leo dijo...

Y mientras tanto los Nazis (perdón, judíos) matando palestinos a miriadas. Y los curas mirando para otro lado, por supuesto.

En momentos como estos me vienen a la memoria grades obras de denuncia anticlerical, cmo la "Receta para cocinar un Cristo" de Krahe o algunas canciones de S.A. o La Polla, que por cierto, alguien tendría que haber hecho sonar en Colón a todo trapo durante la homilía.

Pa la próxima, voto porque un ejército de tortilleras y marilocas tome al asalto el lugar, echando a patadas de allí al puto Rouco y repartiendo morreos a toda la concurrencia bienpensante allí presente (las maricas a ellos y las bolleras a ellas, por supuesto). A lo mejor hasta les gusta y algunos descubren su verdadera personalidad, oigan xD.

Y tampoco olvidemos que esta gente también denosta el aborto. Otro voto para organizar una "razzia" por los barrios bien de Madrid y darnos el gustazo de tirarnos pijitas sin condón: total, el "producto" resultante no lo tendríamos que aguantar nosotros, y ellas lo mismo hasta disfrutaban de sexo en condiciones para variar. Porque siempre he sostenidos que opiniones tan retrógradas, tan propias de curas en definitiva, sólo las puede sostener quien no folla o quien está mal follado. Y ya sabemos que la falta de sexo hace que se le suba la mala leche al personal... xD.

Manuel G. dijo...

¿Qué es un matrimonio?

Los católicos se echan las manos a la cabeza ante un matrimonio gay, pero a mi casi me parece peor saber que los progres se mesarían los cabellos ante cosas como la poligamia o la poliandría.

Todos tienen una visión etnocéntrica del concepto; para ambos bandos hay una idea muy limitada del matrimonio, de manera muy parecida o casi idéntica, que por otro lado creen universal.

Desde el punto de vista “universal”... ¿qué es una familia? ¿qué es el matrimonio?... En algunas culturas los niños se crían siempre con las madres en la choza del hermano materno, que hace de padre (era así en Europa durante la edad media pero en las clases aristocráticas); en otras culturas los niños se crían en auténticos gineceos, donde apenas tienen contactos con el padre. En algún lugar del Tibet, una mujer se casará con varios hombres, dos hermanos por ejemplo (todavía más aberrante para un occidental)

Hay lugares donde el concepto de hijo no está asociado al hecho biológico, donde no se considera siquiera quien sea el progenitor, sino solamente quien el padre legal. En otra cultura, una reina se puede casar con otra niña de apenas unos añitos, y luego tendrá lo que se dice consortes que le engendren hijos, aunque esa niñita actuará de “padre legal” y su familia como familia legal.

En la mayor parte del mundo, el matrimonio es más una cosa de lazos legales entre familias, no entre individuos. De ahí que el matrimonio sea una cosa “amañada” desde la infancia entre las familias. El hecho biológico puede ser muy secundario o inexistente. Lo mismo que el querer entender el matrimonio como una especie de monopolio de las relaciones sexuales en la pareja.


El caso es que cuando hablan del matrimonio bajo la premisa de la universalidad como una pareja de hombre y mujer para criar niños, o incluso cuando se trata de ampliar a las parejas homosexuales, estamos pregonando a gritos nuestra ignorancia. Todo se arreglaria con unas lecturas de antropología. Pero es inútil, seguiremos escuchando en todos los debates que el matrimonio occidental es una cosa universal, de toda la vida y que ha de ser una cosa única, un monopolio de la pareja y de la crianza de hijos, cuando en la mayor parte del mundo, dicen los antropólogos, tiene que ver sobre todo con alianzas familiares o tribales. Esto sería más bien lo universal.

IVAN REGUERA dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
IVAN REGUERA dijo...

Awake: ¡¡QUÉ CRUZ, VIRGENCITA!!

Leo: Pobre plaza de Colón, masacrada por la horterada nacional. Entre la megabanderita, la AVT, la selección y los católicos va a ser sinónimo de CASPA durante siglos.

Manuel G: Muy buena disertación y muy acertada en estos casos. Vas más allá de mi texto y estoy contigo: el matrimonio es algo REACCIONARIO adaptado alegremente por cierto sector gay. Qué cosas.

Manuel G. dijo...

A lo mejor es que una parte del sector gay tiene en el fondo un gran complejo, y en sus sueños más profundos anhelan ser idénticos al modelo que "dios manda".

Bueno, y no me resisto a dar algunos casos más para poner los pelos de punta a católicos y progres por igual (sobre todo el primero ejemplo).

- Hay un tipo de matrimonio, en los Ankole "donde los derechos sexuales sobre la mujer pueden ser reivindicados por los parientes del marido, padre, hermanos e incluso hijos en el caso de un segundo matrimonio del padre).

- Los nayar distinguen entre: -el padre - el genitor -el detentador de la autoridad sobre los hijos. (SE puede decir que los niños tienen "el padre" (desde nuestro de vista) dividido en tres personas).

- Los Nuer contemplan el matrimonio entre mujeres, y una de ellas actúa de "padre" legal frente a la madre biológica también legal. (Dos mujeres como nuestra típica pareja conyugal).

Anónimo dijo...

El matrimonio, mal que os pese a algunos dogmáticos anti-clericales a los que os gustaría volver a 1931 y a la quema de conventos, es LA UNIÓN DE UN HOMBRE Y UNA MUJER CON ARREGLO A DERECHO. Dos personas del mismo sexo no pueden formar matrimonio, de la misma forma que cuatro lados no pueden formar un triángulo. Podrán formar algo, de acuerdo, pero será distinto.

¿Rebuznan? Luego cabalgamos.

¡VIVA LA IGLESIA DE CRISTO! ¡VIVA BENEDICTO XVI!

IVAN REGUERA dijo...

Jesús fue un valiente. No como tú, "ANÓNIMO".

Anónimo dijo...

Yo sí soy valiente. Pero una cosa es ser valiente y otra es ser gilipollas.

IVAN REGUERA dijo...

Anónimo: Amén, hermano.

Anónimo dijo...

Pues eso. Que Dios te ampare.

Anónimo dijo...

Pues eso. Que Dios te ampare.

technology dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.