lunes, diciembre 15, 2008

Sentimientos de izquierdas, razón de derechas

Juan Ripollés es una de esas pocas personas interesantes que nos rodean. Este artista setentón vive a su puta bola, en una aldea, pasa del mundo.

Hoy Botín tiene una de sus obras en casa, Aznar le compró una para la Moncloa y muchos lo envidian porque pintó el piso parisino que tenía Marilyn Monroe, de la que pasa mil pueblos y a la que este finde definía en el ABC como “una acelga hervida: blanca y floja”.

En la misma entrevista, da gusto leer cómo un artista habla de su país: “España está en un estado delicado tras diagnosticarle los nacionalismos, que sufren un rebrote con el gran poder de las autonomías. España está intranquila. No sabemos bien qué España queremos. Los nacionalismos ni han sido buenos en la historia, ni trajeron nunca bien al pueblo”.

Da gusto ver que no sólo existe Boadella en el aterrador silencio intelectual frente a los nacionalistas, eso que los bobolabas progres llaman “realidades nacionales” o "el corazón del pluralismo".

A continuación, y para rematar la breve entrevista, Ripollés se define políticamente: “Yo era un contestatario, pero moderado, de sentimientos de izquierdas y razón de derechas. Por eso cuando los rojillos de ahora dicen que la derecha es la de otros tiempos me sublevo porque eso es engañar como nos han mentido con la economía, o ¿cómo es posible que la caja estuviera llena, que fuéramos fuertes, que no pasara nada y ahora la caja esté vacía y somos lo que peor lo estamos pasando? Nos rodean los pillos”.

Suscribo al 100% todas sus palabras.

Escrito el domingo 14 de diciembre de 2008.

2 comentarios:

dani dijo...

Astuto este Ripollés; lo del corazón a un lado y la razón en otro se podría simplificar; mejor decir que somos rojos de corazón, y azúles de cartera

IVAN REGUERA dijo...

Dani: También.