viernes, agosto 29, 2008

Adiós, FANTE

Últimamente no tengo suerte con los gatos. Hace unas semanas ya relaté en este blog cómo vi a un pobre felino espirar por culpa de un atropello.

Ayer me llevé a casa a un bebé gato que Bosco había encontrado en la calle, presumiblemente hijo de Andreoco, que vive con él. El bebé estaba muy delgado y a pesar de su energía (había que verle trepar desde mi tobillo a la cintura pidiendo atención) maullaba demasiado.

Por la noche llegó a mi pequeño estudio. Le puse leche y pienso para gatos bebés. Nada. Seguía maullando demasiado. Le costaba hasta andar, y eso sí que me alarmó.

De madrugada lo dejé en el sofá. Sus maullidos se fueron atenuando. Pensé que estaría relajándose, durmiendo.

Esta mañana me he levantado y me he acercado a él. Estaba duro como una piedra.

Se iba a llamar FANTE.

4 comentarios:

dani dijo...

¿Buen nombre para un gato?, pregúntale al polvo

Leo dijo...

Pobre bicho :-(. No sé tío, pero ante la duda de los maullidos yo lo habría llevado a un veterinario...

IVAN REGUERA dijo...

Dani: Espera a la primavera, gatito.

Leo: Macho, yo creí que al ser bebé era algo normal.

Natxoman dijo...

Yo si algún día tengo un perro le quiero llamar Truman.