jueves, junio 26, 2008

UPyD: Debate ciudadano en el Retiro

Tras aquel histórico y auténtico debate ciudadano en la calle de las pasadas elecciones, al que asistí con NAPALM y del que buena cuenta di en este blog, Rosa Díez y su equipo buscó sitio en el Retiro madrileño para que la gente les hiciese preguntas y hasta los criticase, algo que, afortunadamente, también sucedió.



La diferencia entre aquel primer e histórico debate ciudadano fue Rosa y la organización. Puede que también la pasta de los afiliados y su escaño. Ese primer contacto con la calle, en Ópera, se resumió en tres cubos-púlpitos, dos megáfonos y tres despistados y nada políticos oradores: Buesa, Pombo y Savater. Esta vez yo estaba de pie ante un chiringuito austero pero trabajado, camisetas por la causa, amplificadores y micros bien orientados y a veces ante un tono gritón, de arenga -con sus estudiados giros y crescendos- que sólo una política de raza como Díez maneja. Casi me salta los tímpanos la tía.


Y mientras ese fin de semana la tele y los periódicos seguían, sumisos, el multimillonario congreso popular, allí me planté, a las 12 del mediodía del pasado domingo, con mi cámara de fotos digital, con un calor que te torras.


Rosa iba vestida con un mono que parecía recién salido del vestuario de una adaptación de 1984 y portaba un lazo en forma de flor y del color de su partido: el magenta. Junto a ella Carlos Martínez Gorriarain y Mikel Buesa. Enseguida me di cuenta de lo que les esperaba a los dos maromos: casi el anonimato, el papel de machacas intelectuales frente a la diva de la función.

Yo, frente a ella, con mis Rayban y escuchando atento y cómplice, parecía el pirado Travis en Taxi Driver, frete al candidato Palantine. Debía dar un poco de miedito, pero no me moví de mi sitio y palpé todo con la pasión que me permite la situación política actual.

Por allí apareció gente diversa e interesante: un chaval que venía desde Navarra sólo para ver a su Rosa e invitarla a hablar en su colegio, una mujer que venía de Mallorca y denunció que para que su hijo estudiase en castellano tenía que apuntarlo en un colegio inglés, un inmigrante colombiano integrado en España, y con hijos en la universidad, que denunció la inhumana situación de los inmigrantes en campos de hacinamiento…


En este sentido, Rosa tomó la palabra para denunciar los Guantánamos europeos que estamos formando y que fueron evidenciados por el PSOE mientras, con el apoyo del PP, los apoyaba -sin luz ni taquígrafos y con el silencio de sus centrales mediáticas- en el parlamento europeo. Muy del PSOE.



Una de las preguntas más interesantes la realizó un tío de unos 15 años, con verbo casi perfecto y sorprendente seguridad: ¿De qué va eso de la transversalidad y cual es su ideología en este mundo de ideologías derrumbadas o ahogadas en el marketing? La respuesta de Rosa gustó tanto como la pregunta del adolescente: No somos un partido de ideologías, sino de IDEAS, y si esas ideas vienen de ustedes y nos gustan, las adaptaremos a nuestro trabajo.



No pudo faltar, claro, la postura de UPyD ante el terrorismo etarra. La respuesta era de esperar: la negociación sólo será posible ante una banda entregada y derrotada. Es decir: todo diálogo se basará en cuánto tiempo menos y dónde van a pasar los asesinos y sus amigos en la trena. Punto. Bien. Ahondando en el tema, Rosa recordó que el gobierno de Mister Z ha permitido que el PCTV siga en las instituciones vascas al no usar el artículo 61, como hizo en Marbella, para impedirlo. Vino después la pregunta más dura de Rosa: Cuando los jueces investiguen si el PCTV ayudó a asesinar o extorsionar y descubren algo, ¿el gobierno sería responsable de ello? Seguro. Muy del PSOE también.


Y allí, al borde de la insolación de los interesados ciudadanos, se habló de la inmigración, de la crisis y sus eufemismos para negarla, del nacionalismo parasitario, de las subvenciones a los amiguetes, del demoledor bipartidismo, de la educación o de las polleces de la ministra de Igualdad.



Y fue todo un placer haber sido testigo, otra vez, de todo ello. Y en la puta calle.

TAMBIÉN ESTUVE EN EL PRIMER DEBATE EN LA CALLE: PINCHA.

6 comentarios:

Otis Driftwood dijo...

Gracias por la cojonuda crónica, Iván, porque quise ir pero no pude y estaba muy interesado en saber qué tal había ido. A mi es que Rosa Díez hasta me pone... ¿Te imaginas a la Aído en similares circunstancias? O al mismo ZP, con esa habilidad para que sus respuestas no tengan nada que ver con lo que le preguntan. O al hombre del frenillo en la boca, Rajoy, balbuceando cuando le preguntan su sueldo.

Leo dijo...

Pozí, ánimo y a ver si, poco a poco, este partivo va haciéndose un hueco mayor: El bipartidismo apesta, y todo vale para defenestrarlo, por nuestro propio bien.

Juan Fran dijo...

Esto Ivan, te lo has inventado, me quieres decir que en España en el año 2008 hay políticos que admiten preguntas directas del público y que además contestan a la pregunta sin irse por los cerros de Úbeda.

IVAN REGUERA dijo...

Otis: Gracias. Espero que te haya servido.

Leo: Lo tiene jodido pero hay que seguir.

Juaqn Fran: Como lo lees.

Awake at last dijo...

Deberían hacerte corresponsal oficial en los Madriles, XD

Mks.

Anónimo dijo...

Si vives en Barcelona, todos a Canaletas si España Gana la Eurocopa. Pásalo!