lunes, octubre 05, 2009

Perdedora

NAPALM me propone en un mensajito que vayamos a ver el circo olímpico. ¡La decisión final! Me parece una excusa como otra cualquiera para tomarnos unos cacharros. Para estas excusas somos unos genios. Durante la tarde observo por las teles de diversas tascas cómo mi presidente, el Jefe de Estado, la Presidenta de la Comunidad de Madrid y mi alcalde hacen la corte de manera bastante impropia para sus cargos a unos señores que son miembros de un tinglado privado. En los señoritos del comité lo más olímpico son sus dietas. El mundo vuelve a representarse en la tele como un gran parque temático, se vuelve a celebrar una nueva orgía del marketing.

Veo en la pantalla a ese prohombre llamado Alberto de Mónaco haciendo preguntas a la delegación española. Otra vez. Obsesiones del hijo crápula de aquella preciosa borracha llamada Grace Nelly. Su tocayo Gallardón campea el temporal. Parece una miss frente a las preguntas culturales de Ansón. Todo es bastante grotesco, sobre todo sabiendo que ante toda esa solemnidad y chanchullos en la cumbre se decide que una ciudad celebre unos juegos, con lo que eso supone de trabajo, inversión y transformación arquitectónica.

Tras una botella de Valdepeñas y un par de pizzas en Huertas, nos dirigimos al Palacio de Oriente, que hace décadas simbolizaba el boato franquista y ahora los sueños olímpicos. NAPALM le pregunta a un munipa qué ha pasado. Nos informa: somos finalistas con Brasil. Hemos ganado a Tokio y a Chicago. Aceleramos el paso hasta llegar a las inmediaciones del palacio. Una señorita dice en una pantalla gigante que en media hora se decidirá todo. Da para el primer cubata.
En una pijotaberna de Ópera observamos las caras de expectación, nervio y confusión del personal, que va llegando en oleadas desde Sol o desde el palacio. Se abre el sobre. Brasil. Fiesta en Río. Una redundancia. “Ohhhh. “Uhhhh”. “Suputamadre”. “Hombrenomejooodas”… Los que hasta hace segundos tenían las pupilas dilatadas ante una candidatura muy superior a la brasileña, ahora mostraban su cara de “yalosabíayo”. Muy español. Yo también lo practico. Enseguida llegan los improperios contra Madrid: “¿Dónde creemos que vamos?” “¿A quién se le ocurre?, aquí”…

Madrid ha sido rechazada otra vez, sigo viviendo en una ciudad perdedora. Un perdedor en una ciudad perdedora, tiene su aquel. Le recuerdo a NAPALM un viejo artículo suyo titulado ‘Dejen a Madrid en paz’, en Otra Realidad. En él escribía estar hasta los huevos de la maldición madrileña, cuna de la opresión de las “realidades nacionales”, Franco, los monarcas, el centralismo, Génova, los obispos, los toros, ciudad casposa, gris, sucia, bruta, gritona, fea, una de las más contaminadas de Europa…

¿Madrid no da la talla, no les gusta? Pues no den más la matraca, déjenla en paz. Me parece asqueroso el tinglado olímpico y me interesa el deporte tanto como el punto de cruz, y quizás una ciudad con más de 7.000 millones de deuda (sólo 300 millones anuales para pagar la M-30) y levantada hasta lo insoportable no esté para más juegos. Pero, eso sí, ¡que a mi Madrid no me la toquen!

“Ponnos otro. ¿Qué era? Gin Beefeater y Cacique Cola. Por Madrid. Por Madrid”.

Escrito el domingo 4 de octubre de 2009.

5 comentarios:

Gabacho cañi dijo...

Madrid ya te la estan tocando por todas partes!

Y como es eso de que NO te interesa el punto de cruz!!!!

Leo dijo...

Yo desde luego me alegro de que no haya salido elegida Madrid. El problema son los casi 40 millones que Gallardón I ha tirado por el water para sacar adelante (en vano) esta monstruosidad. Claro que a lo mejnor eso era lo de menos, y lo importante era permitir a unos cuantos amigotes vivir de puta madre a costa del erario público con un invento en plan Telma Ortiz:

http://marcawas5.recoletos.es/blogs/Controlador?opcion=9&codPost=3745

y sobre todo:

http://marcawas5.recoletos.es/blogs/Controlador?opcion=9&codPost=3750

Léanselos y entenderán por qué digo lo que digo ;-).

Awake at last dijo...

Yo ya lo dije...

Braaasiiiil, Braaaasiiil, taariiiroo...

XD

Mks.

Manuel G. dijo...

Yo he flipado, se ha inventado un nuevo tipo de "espectáculo mundial": si antes eran las olimpiadas el espectáculo en sí, ahora lo es el "proceso de selección"... ¿Terminarán siéndolo también las comilonas del COI, la visita del COI a la ciudad candidata, la recepción de los reyes al COI, etc etc...?

Ya no saben que inventar algunos (los mismos de siempre) para hacerse el centro del mundo a cada momento.

El mundo ya completamente absurdo. Pero es que hay millones de bobos que lo creen todo.

trilceunlugar dijo...

y la música que sonaba de fondo mientras se esperaba la decisión final...era samba!!!!
España que es así de singular.
Me ha gustado mucho lo que has contado y cómo lo has contado, sin hacer demagogia, lastima de dinero perdido por culpa de las ambiciones personales de Gallardón, que ya es cansino, muy cansino con su ansia de destacar, cuando hace tanta falta en estos momentos el dinero para otras cosas que requieren prioridad.