martes, marzo 31, 2009

Adiós a Maurice Jarre

Fue de los grandes, de la primera división, de los que solían escucharse en el programa de radio Polvo de estrellas, de Carlos Pumares. También formaba parte de los primeros espadas, firmantes de esos codiciados vinilos de la adolescencia. Fue el padre del mítico Tema de Lara, de Doctor Zhivago, pero también del no tan mítico tema del calvo del la ONCE.

Jarre, ganador de tres Oscar y padre del tedioso Jean Michel Jarre, empezó a ser conocido en 1961, cuando el productor Sam Spiegel le propuso componer Lawrence de Arabia. Y aceptó. Así, a lo grande, empezó en Hollywood.

David Lean fue clave en toda su carrera. Tras Zhivago, La hija de Ryan y Pasaje a la India (su tercer Oscar), se quedó sin poder componer Nostromo, último y frustrado proyecto del director inglés.

En los sesenta compuso El día más largo, Lawrence de Arabia (su primer Oscar), El coleccionista, Doctor Zhivago (segundo Oscar), Los profesionales, ¿Arde París?, La noche de los generales y Topaz. En los setenta compuso La hija de Ryan, Tamaño natural, El hombre que pudo reinar, Jesús de Nazareth y El tambor de hojalata. De los ochenta y noventa destacan Pasaje a la India, Único testigo, La costa de los mosquitos, Gorilas en la niebla y Ghost.

Fue un tipo que supo evolucionar, usando el sintetizador y la música electrónica o étnica para sus bandas sonoras de los ochenta. El año que vivimos peligrosamente es un buen ejemplo de esta evolución en Jarre.

Trabajó para Alfred Hitchcock, John Huston, Luchino Visconti, Peter Weir, John Frankenheimer, William Wyler, Richard Brooks, Elia Kazan, Clint Eastwood y Michael Cimino, entre otros. Casi nada.

Gracias, Mr. Jarre.

lunes, marzo 30, 2009

Mestizajes

Hay pocas cosas que me toquen más las pelotas que el bobolculo que te habla de la “riqueza cultural” o el “mestizaje” que han traído TODOS los inmigrantes que han llegado a España de Sudamérica. Estos lerdos suelen manejar, como consigna, la matraca del “crisol de culturas”.

Yo, como dijo el siempre ocurrente amigo NAPALM, soy de los que dejaría pasar la farla colombiana en los aeropuertos, pero confiscaría todos los cd´s con bachata, ballenato, perreo, raeguetón, cumbia, salsa y toda esa bazofia que ha invadido España sin que nadie haya puesto el grito en el cielo o se haya liado a hostias si le pinchaban eso en la discoteca que antes le daba al pop patrio o a Supertramp.

Hace una par de viernes, caminaba con el citado NAPALM por Huertas, calle madrileña atestada de garitos donde, supuestamente, te puedes tomar un gintonic con música decente y charlar. Craso error. Todo lo que escuchamos al entrar en los tugurios allí concentrados fue pura basura sudamericana. Para que se hagan una idea, Juanes era el Von Karahan comparado con lo que penetró nuestros educados tímpanos.

Fue un auténtico calvario. Tuvimos que recorrer casi todo Huertas, hasta el final de la calle, para entrar en un garito hortera donde unas suecas, muy a lo Alfredo Landa, bailaban sevillanas o se deleitaban con Abba, Bonny M o los Beach Boys. Uno de los que trincaban en la barra, rodeado de aduladores, era el director concienciado con el mestizaje Fernando León de Aranoa. Se lo juro por Manu Chao.

Lo pido por favor: que no me vengan con monsergas, que no me vuelvan, por Dios, a recordar lo de la “riqueza cultural” o el “mestizaje” que me voy a cagar en todos sus antepasados hasta llegar a Pizarro. Aquí, en España, no se ha consumado un “crisol de culturas”, se ha bajado el nivel de calidad y excelencia al que toda cultura, supuestamente avanzada y no fláccida, debería aspirar.

El disfrute musical está por los suelos en gran parte por culpa de esta gente. Ya nos hemos habituado a que un menda de piel canela apriete un botón de su móvil y obligue a todo el vagón del metro a escuchar “Miamol, mis sábanas sudorosas todavía huelen a tu mariposa en flor” sin que nadie le diga nada en un educado y correcto castellano.

Sé de lo que hablo. En mi antiguo barrio de Tetuán, que hoy ya es un fortín, región Apache, he visto cómo se mamaban hasta casi diñarla gente de Perú, Ecuador, Bolivia o República Dominicana. Sufrí sus barbacoas con el raeguetón o el perreo a todo trapo y para todo el barrio.

Y eso, amigos de la “riqueza cultural”, el “mestizaje” y el “crisol de culturas”, es ir para atrás como los cangrejos.

Escrito la noche del domingo 29 de marzo de 2009.

viernes, marzo 27, 2009

Control de inventario

‘Vía revolucionaria’ es una novela tan rica que veo imposible llevarla al cine. Por la gravedad de las novelas grandes, por su capacidad de profundizar en el alma humana con tiempo, relajadamente, página a página. El cine, ante estas obras, se empequeñece, exigirá siempre un ejercicio elíptico y un ritmo que dejarán en la estacada extraordinarios momentos literarios. Y defrauda.

No conocía al inmenso Richard Yates hasta que supe de la película de Sam Mendes. En su estreno, leí que Richard Ford, Raimond Carver, Richard Russo o Tennessee Williams (¡casi nada!) lo habían puesto por las nubes. En cuanto empecé a leerlo entendí, agitado, por qué. Por el pulcro uso de la imagen, de recursos narrativos cinematográficos o sonoros, por la magnífica y natural manera de dialogar, por su alucinante observación psicológica...

He leído que el “crack” de ideas y sentimientos que Scott Fitzgerald plasmó en su “era del jazz” Yates lo ubicó en la “era de la ansiedad”. ¿No les suena? A mí sí. Tras la ansiedad del ladrillo y la “segunda casa”, hoy no hay día que no nos ametrallen con la cosa de la crisis, pero pocos ahondan en que la auténtica crisis ya estaba fraguada: en las ideas y en los sentimientos. Ni tenemos ideas nuevas, ni nos aguantamos.

Podemos leer ‘Vía revolucionaria’ como el drama de dos desgraciados que se han engañado y viven, pongamos, en Majadahonda, con dos hijos, una hipoteca y en una urbanización fetén. Podrían llamarse Fernando y Ana en vez de Frank y April. Como escribe Yates, “La esencia del extrarradio es mantener a raya la realidad. La gente quiere educar a sus hijos en un baño de sentimentalismo”. Y así se dan las hostias que se dan.

‘Vía revolucionaria’ es una obra magistral sobre el autoengaño, el miedo, la culpa, el trabajo absurdo, la pareja muerta, la masculinidad mal entendida, sobre una sociedad totalmente chiflada, sobre el aborto, sobre el consumo… Es una novela dura, seca, implacable, imposible de reseñar, de resumir en estas líneas. Hay que leerla y punto.

¿Cuándo tu pareja ha dejado de mirarte con admiración y te observa con absoluto aburrimiento? ¿Cómo no darte cuenta de la trampa que tu mujer te puso al estar embarazada, sin desearlo, de tu hijo? ¿Cómo aguantar la vaciedad, la absoluta nadería de una insulsa tipa de la oficina con la que has engañado a tu esposa? ¿Cuándo reconocer que estás muerto de miedo y que en el fondo te gusta la comodidad que te ofrece el sistema?

En una de sus páginas, el protagonista coge el dictáfono que usa en su trabajo, pero sus palabras dejan de pertenecer a su profesión y se adentran en lo privado. Dice así Frank: “Saber lo que uno tiene, coma, saber lo que uno necesita, coma, saber de lo que uno no puede prescindir, dos puntos, Eso es control de inventario”.

Dibujo en negativo: Richard Yates.
Escrito la noche del miércoles 25 de marzo de 2009.

jueves, marzo 26, 2009

Gotta Serve Somebody

You may be an ambassador to England or France,
You may like to gamble, you might like to dance,
You may be the heavyweight champion of the world,
You may be a socialite with a long string of pearls
But you're gonna have to serve somebody, yes indeed
You're gonna have to serve somebody,
Well, it may be the devil or it may be the Lord
But you're gonna have to serve somebody.

Aquí la letra completa. Magistral.

¿Quién es?


miércoles, marzo 25, 2009

La lavadora de Camps

Ya llevaba tiempo con la mosca detrás de la oreja. Que si las glorias de la lideresa Aguirre por aquí y por allá, que si el alcaldísimo Gallardón por acá y por acullá… Vale, el ABC es el diario de la derecha, de toda la vida, pero de eso a lo que leí el domingo 22 hay un trecho. Fue demasié. Que paren, que me bajo.

En la portada de su suplemento dominical, aparecía Francisco Camps jugando esplendorosamente al tenis. “El chico del Poble Nou” se titulaba la cosa, que hubiese sido rijosa y no escandalosa si el protagonista del Foro de ABC, el 10 de marzo, no hubiese sido, casualidad, Camps. Fue el mismo día en el que los currantes del diario se manifestaban por un inminente ERE que puede dejar a la mitad de la plantilla en la calle.

El reportaje, firmado por un tal Blasco, iba acompañado por fotos de Camps paseando por la montaña cachaba en mano, montado en bicicleta (con traje) y paseando con su ejemplar familia.

El ABC nos recordaba los preparativos de la visita del papa a Valencia, enredo que mantuvo al prohombre Camps “embebido durante semanas. En aquel acontecimiento confluyeron el presidente y el “Paco”, el que carece de ambiciones, el que come los sábados con los padres y los domingos con los suegros, el que se para con todo el mundo en cualquier calle de la Comunidad Valenciana, el que adora, en definitiva, esa normalidad que le proporcionan su familia y unos hábitos de vida inocuos, cuando no decididamente austeros”. Una prosa de mearse, no me digan…

Sobre los famosos trajes y la Operación Gürtel, decía el firmante: “Ha superado un cierto abatimiento anímico para convencerse decididamente de que la “triple P” -paciencia, perseverancia, prudencia- por él siempre invocada le servirá para soportar “este ratito largo” del que, no tiene dudas, saldrá reforzado”.

El chico del Poble Nou es modesto (“cuando se va de vacaciones lo hace en clase turista”), un ejemplo humano que en 2004 “contaba con un vehículo más que habituado al taller” pero que supo convencer a Ecclestone para montar el circo de la F1 en Valencia, o al Nobel Pachauri para organizar la inútil Cumbre Mundial del Cambio Climático. Ya se sabe: los hitos valencianos. “Cuando la Copa América llegó a Valencia guardó cola como el resto”, nos recordó el diario.

Lástima que el ABC se haya entregado tan patéticamente al PP, si es que alguna vez estuvo libre de él. En fin, seguiré ojeándolo, pero ya con mucha más distancia. Y siempre podré pillarlo el finde, que viene con pelis, el cultural y el artículo del Reverte.

Pincha en EL BLOG DE AWAKE para leer los hitos de 'Master Camps'.

Escrito la tarde del domingo 22 de marzo de 2009.

El ejemplo belga

Bélgica no nos da buenos ejemplos de casi nada. Estuvo a punto de desaparecer por culpa de las transferencias hacia sus regiones. Pero hace unos días sí dio un buen ejemplo a otras monarquías europeas, como la española. El Parlamento belga pretende recortar la sangría (13,5 millones de euros) que reciben las 21 personas que componen la familia real. Desde 2002 el sueldo de la familia real belga ha aumentado cada año. En 2009 la reina Fabiola recibirá 1,6 millones de euros, y Felipe un millón. Sus dos hermanos 350.000 por cabeza.

Lo que se busca es que el Estado belga cubra únicamente los gastos del soberano, del príncipe heredero, el consorte regio viudo, un monarca que haya abdicado o la viuda o viudo del heredero.
Excluir, por ejemplo, del erario público a vividores y chupones como Lorenzo o su hermana Astrid supone un ahorro de 700.000 euros anuales. No es un ahorro espectacular, pero es justo con la que nos está cayendo en Europa. Es un buen gesto. Y envidiable.

martes, marzo 24, 2009

¿Por qué hizo Jack?

Cuando ‘Notas sobre mi vida’, de Eleanor Coppola, se adentra en los años noventa, sale a la luz la frustración de un Coppola que intuye estar viviendo su decadencia.
Resulta reveladora una anécdota sucedida en París. Eleanor y Francis salían de un cine. Unos jóvenes se acercaron al director. “Somos estudiantes de cine. Quiero ser director. Sus películas me han influenciado más que ningún otro director. Las veo una y otra vez. Pero… ¿por qué hizo Jack?”. En el hotel, Francis dijo con tristeza: “Les he defraudado; peor aun, me he defraudado a mí mismo”.

Siguie leyendo en MI BLOG DE CINE.

lunes, marzo 23, 2009

Grandes pensadores

"El lince es un animal con el que estamos sensibilizados y más ahora que hay una campaña con la que intentan devaluarlo".

(Magdalena Álvarez, ministra, sobre la campaña de la Iglesia contra la ley de Bibiana Aído, ministra)

Enhorabuena por el libro de Pumares‏

Estas cosas, para qué negarlo, me hacen mucha ilusión:

Señor Reguera:

Mi profesión de dibujante y mi condición de noctámbulo ha ayudado a que centenares de páginas se hayan creado al calor de un buen programa de radio. El de Pumares fue uno de ellos. (…) Hace ahora aproximadamente un año, descubrí el libro “Carlos Pumares: Un grito en la noche” por casualidad, cuando acompañaba a mi hermana a una pequeña librería especializada en cine situada cerca de una gran plaza de la ciudad de Valencia, en la que vivo hace algunos años. Me llamó la atención, no tenía ni idea de que ese libro existía.

Entonces no lo compré. Lo dejé para más adelante, en poco tiempo sería mi cumpleaños. Procuraría que alguien me lo regalara. No fue así. Las pasadas navidades lo incluí en mi lista de regalos, pero el libro tampoco llegó a mis manos. De modo que, hace cosa de un mes, decidí que ya era hora de comprar el dichoso librito. Desde luego no me iba a quedar con las ganas.
Busqué en la web de La Casa del Libro y vi que lo tenían en su catálogo. Me planteé la opción de pedirlo por internet, pero una mala experiencia con un pedido en internet hizo que dudara, además pensé que, si estaba disponible en la web, también lo tendrían en la tienda. Me equivocaba.

Me sorprendió el hecho de que ni siquiera estuvieran dispuestos a hacer ellos mismos un pedido. Volví a la pequeña librería donde lo había descubierto, con la esperanza de que aún les quedara un ejemplar. No era así. Finalmente, el día 6 de marzo hice el pedido por internet. Me llegó a casa diez días después, cuando mi impaciencia (la web prometía que no tardaría más de tres días) había hecho que lo reclamara ya un par de veces.

Nada más recibir el paquete lo abrí y me tumbé en el sofá para echarle un vistazo. Tenía trabajo, pero la ventaja de ser tu propio jefe es que, casi siempre, puedes tomarte un descanso si te apetece. El 18 de marzo cogería un tren hacia mi Albacete natal, huyendo de las fallas y decidí entonces que reservaría la lectura para el viaje. Sin embargo, cada vez que salía de mi pequeño estudio para cualquier cosa no podía evitar agarrar el libro y leer algunas páginas.

Traté de calmar mi ansia echando un vistazo a un par de comics que me habían prestado o escribiendo un e-mail a los amigos de Albacete a los que iba a ver en un par de días, para decirles las ganas que tenía de comentar con ellos el libro del Pumares. Aquello no solo no funcionaba, sino que además incrementaba mis ganas de continuar con la lectura.

Busqué a uno de los autores en Google y encontré su blog. Lo enlacé al mío y me prometí a mí mismo escribirle algunas líneas para comentarle qué me había parecido su libro, cosa que estoy haciendo en este preciso instante. Es la una de la madrugada del día 18. Mi tren sale dentro de unas horas y, como cualquiera podría adivinar, ya he terminado de leer el libro. Al final no pude aguantar la tentación y tuve que leerlo enterito.

De modo que, muchas gracias, señor Reguera por su magnífico (y absorbente) trabajo. Mi más sincera enhorabuena para usted y su compañero el señor Aparicio. Han hecho un libro magnífico y me han dado más de lo que esperaba, con esa manera tan particular de añadir sus propias experiencias ocurridas durante la elaboración de la obra y hacer que pasen a formar parte de la misma.

Reciban un abrazo desde la ruidosa Valencia (la una y cinco y la verbena del barrio sigue atronando. Seguirán así hasta las cuatro de la mañana). Ahora me voy a hacer la maleta. Mañana cojo un tren. ¿Adivina usted que libro me volveré a leer durante el viaje?
Sergio Bleda.

Pueden ver los trabajos de Sergio en: http://www.trazolineamancha.blogspot.com/

viernes, marzo 20, 2009

Garci, el broncas

Con ese aire de señorito de derechas dado al palique de cafetín que tiene, en el fondo José Luis Garci es un broncas. Ya la montó cuando le acusaron de “comprar” votos académicos al presentar ese truño llamado El abuelo, luego se desapuntó de la Academia de cine, poniéndola a bajar de un burro, luego llegó el despilfarro de su amiga Espe con esa cosa llamada Sangre de mayo… Y sólo cito algunas.

La nueva del broncas viene respaldada otra vez por la señora Aguirre, cuya sectaria televisión, Telemadrid, emite desde hace unas semanas un programita presentado por Garci, un espacio calcado a su recordado 'Qué grande es el cine', de La 2. 'Cine en blanco y negro' tiene una audiencia del 2.4% y 15.000 selectos espectadores.

Tras despilfarrar 15 millones de euros de los contribuyentes en el último fiasco de Garci, Aguirre ha denunciado que el Instituto de la Cinematografía denegó los permisos a Garci para doblar al inglés Sangre de mayo, y llevarla así a festivales internacionales. La poco administrativa explicación de Aguirre es que José Luis ha sido olvidado “por no haber sido de los de la ceja y porque no aplaude a ZP”. Eso es verdad… le aplaude a usted y a los suyos.

Estaríamos ante un nuevo escándalo si no fuese porque esto es más descojonante que dramático. Es como de coña. Aguirre, que encargó en persona a Garci la realización de Dos de mayo (“ayuda directa” se llama en la jerga del trinque a esto), tiene la santa caradura de acusar de amiguismo al Instituto de la Cinematografía cuando ella ha sido la madrina del despilfarro de un dinero público que podría haber costeado otros muchos proyectos menos aparatosos.

Aguirre, con un par, ha hablado de “sectarismo lamentable” y dijo que el resultado de Sangre de mayo, un fiasco en taquilla y un fiasco cinematográfico, “resulta artísticamente muy satisfactorio”. Ay, que me da.

Garci, con otro par, y tras recibir la millonada, ha exigido al ICAA el coste del tiraje de una copia (¡UNA!) en inglés de su film para pasearlo por festivales y países, entre ellos Bolivia, Chicago, La Habana, Australia o Marrakech. El ICAA, que dará a Sangre de mayo las ayudas a la amortización que le correspondan, ha pensado que tras recibir 15 kilos, bien se puede costear Garci la dichosa copia. Y ha pensado bien.

Dicen que Garci, el broncas, llamó (en el cine españolo casi todo se resuelve con llamadas) a Fernando Lara, director general del ICAA. No le cogió el teléfono. Y no me extraña.

Escrito la noche del jueves 19 de marzo de 2009.

¿Quién es?


miércoles, marzo 18, 2009

Mis dibus



La torre de los ambiciosos

Lo que llama la atención de La torre de los ambiciosos es que, visto hoy, ante la crisis que se nos viene encima, una crisis causada por la codicia y la rapacería, tiene una actualidad tremenda.

Puedes leer más sobre esta película en MI BLOG DE CINE.

martes, marzo 17, 2009

GRANDES PENSADORES

«Si muchas especies tienen una alta protección, incluso penal, ¿por qué se ha de proteger menos la vida de los seres humanos que van a nacer?» (Monseñor Martínez Camino, portavoz de la Conferencia Episcopal)

Nota: La iglesia se ha gastado un dineral en su campaña contra el aborto. 8 millones de dípticos a todo color, 1.300 vallas publicitarias y 30.000 carteles. ¿No hubiese sido mejor destinar el coste de esta ridícula y grosera propaganda a ayudar a los niños que están vivos y son pobres, uno de cada cinco en España?
Como dice Albéniz en SOITU, "El verdadero animal en peligro de extinción es el obispo, ese ser antediluviano, manipulador, trincón y metomentodo".
La campaña contra el aborto cuesta 250.000 euros.
Artículo relacionado: CON LA IGLESIA SEGUIMOS TOPANDO.

lunes, marzo 16, 2009

“Follar”


Este mes se ha cumplido una década desde que la palmó Stanley Kubrick. Recuerdo el día en que murió (7 de marzo de 1999). Estaba viviendo en Madrid, en un piso frío e infecto de la calle Navarra, en mi primer año en la Escuela de Cine. Entonces pensaba que algún día haría una película, qué cosas.


Era de noche. Estaba sólo, mis dos compañeros de piso me había dejado felizmente solo por unas horas. Llevaba rato leyendo, apoltronado, pegado a un espantoso sofá de escai granate de calculable valor.


Encendí el viejo televisor que había cogido prestado de mis padres en Cantabria. Aparecieron en pantalla imágenes de Eyes Wide Shut. Me extrañó, aunque estaba a punto de estrenarse. Segundos después, me entró un escalofrío por todo el cuerpo. Un flemático presentador dijo: “Ha muerto Stanley Kubrick”.


Me quedé frío, y lo primero que se me pasó por la cabeza es que Kubrick no se podía morir así por así, tenía que haberse suicidado, mandando todo a tomar por el culo, en plan Teléfono rojo, volamos hacia la nada.


Días más tarde leí, estudiando las biografías y artículos que se publicaron después de su muerte, que a Kubrick, supuestamente, se le había parado el corazón en la cama. Sin más. Y a otra cosa. Manda cojones…


Recuerdo también aquella llamada, desde Canarias, de NAPALM. Allí curraba por aquellos años. “Friend…. (Largo silencio)… que la ha palmado…”. Y recuerdo hasta mensajes al móvil: “Lo siento”. Había gente que sabía lo que ese mazazo significó entonces para mí. Qué cosas...



No nos lo podíamos creer. NAPALM y yo habíamos dedicado horas, días, meses a hablar de él, de sus hallazgos visuales, de su increíble libertad, impensable hoy en día, de su bestial humor negro, de la inimitable mirada kubrickiana, de su nihilismo, de su monolito y de lo que contaba Pumares sobre él… Era, sencillamente, San Kubrick. Al menos, y durante unos cuantos años, lo fue.



Todo había terminado en esa anodina noche, con ese informativo y esas imágenes de su película-testamento. Más tarde, descubrimos que la última palabra de un film de Kubrick era “follar”. La madre que te parió, cabrón, ¿como nos pudiste dejar así?



Admirábamos a Kubrick no por ser el más grande director de todos los tiempos, que no lo fue, pero sí de los más valientes, únicos, independientes, libres, cínicos, personales y modernos que el cine haya tenido en su corta y ya decadente historia.



Aquella noche, con la tele apagada, caminando abatido hacia un catre sin sábanas, me vinieron imágenes de James Mason observando embobado a Sue Lyon, de Peter Sellers levantándose de su silla de ruedas, de la muerte del computador HAL, de McDowell y su mirada asesina, de Nicholson cojeando, helado, por el laberinto del Hotel Overlook, de Nicole Kidman mirándose desnuda al espejo, y eso que entonces sólo había visto el trailer de Eyes Wisde Shut…



Siempre admiramos a Kubrick porque un día decidió mandar a Hollywood a tomar por el culo, se piró a Herefordshire, Londres, con toda su familia y allí se quedó. Y Hollywood, con la cabeza gacha, fue a él, a mendigarle. Algo IMPENSABLE para cualquiera a día de hoy.


Aunque dicen que personalmente dejaba mucho que desear, algo que me la trae floja, Kubrick fue un maestro a la hora de tratar el cine y a la hora de tratar a la sociedad: con absoluta distancia. Y, madre mía, cómo nos gustaba esa distancia entonces… En el fondo, y sin poder confesarlo, hemos seguidos siendo kubrickianos.

Este mes hubiese cumplido 80, y aunque era muy, muy lento y concienzudo en cada trabajo, seguramente nos hubiera dado una última peli más. ¡UNA MÁS! Eso nos perdimos cuando se quedó frito en la cama.
Escrito la noche del jueves 12 de marzo de 2009.
Post relacionados: 30 resplandores y La trilogía

miércoles, marzo 11, 2009

El luchador

El trabajo de Mickey Rourke en El luchador es pura historia del cine, un retrato casi documental de un tipo absurdo, estrafalario y roto. Durante todo el metraje, la cámara acompaña a un oso teñido de rubio de bote que respira mal, de mirada abatida, destrozado por las pastillas y los anabolizantes. Rourke logra una construcción física alucinante, pero lo más impresionante es la del alma, porque Randy, su personaje, es él, sin trampa ni cartón, y eso hace elevarse el film a niveles que no se ven hoy en una pantalla.

Puedes leer mi comentario completo en MI BLOG DE CINE.

Foto: Rourke con Bukowski.

martes, marzo 10, 2009

¿QUIÉN ES?

Walker Evans, pionero


Un día, el escritor James Agee llamó al fotógrafo Walker Evans, que trabajaba en una oficina relacionada con el New Deal de Roosevelt. La revista ‘Fortune’ había contratado a Agee para hacer un reportaje sobre el mundo de los algodoneros y necesitaba un buen fotógrafo. Eran tiempos de crisis, de quiebra y depresión. Evans, que convivió junto a Agee con los campesinos, hizo un demoledor reportaje fotográfico. Agee fue tan letal como su amigo aporreando la máquina.


El resultado fue que los mandamases de la revista ‘Fortune’, acojonados, se negaron a publicar su trabajo, que acabó publicándose como libro y se convirtió, con los años, poco a poco, en todo un clásico no sólo del fotorreportaje, sino de la literatura. A secas. Su título: ‘Elogiemos ahora a hombres famosos’.


Si quieren ver fotos que reflejan la cara menos glamourosa, más vulgar, ordinaria y maravillosamente real, natural de los Estados Unidos, desde los años veinte a los setenta, pásense por la exposición gratuita que ofrece en Madrid la FUNDACIÓN MAPFRE, General Perón 40. Allí encontrarán parte del resultado de aquel reportaje y fotos brutales de pasajeros del metro de Nueva York en los años treinta o de la miseria de lugares dejados de la mano de dios como Nueva Orleáns o la Cuba del dictador Gerardo Machado (y Morales).

Aún están a tiempo. No se arrepentirán.

lunes, marzo 09, 2009

Por la puta Facebook

Esta tarde me he dado de baja del FACEBOOK ese. He durado tres días. Valiente foro de tremendas chorradas y de cotillas varios. No me mola nada el tema. Estoy mayor.

Lo mejor es que cuando te desenchufas del asunto, van y te sueltan: “¿Seguro que deseas desactivar tu cuenta? Tus 35 amigos ya no podrán mantenerse en contacto contigo”.

“Manolo te echará de menos. Enviar un mensaje a Manolo.
Perica te echará de meno. Enviar un mensaje a Perica”…


Y así, oigan. Qué miedito, ¿no?

Actualización: Por curro tengo que tener Facebook. Sí o sí. Es lo que tiene currar en cosas de "comunicación". En fin.

GRANDES PENSADORES


«Si las mujeres entre 16 y 18 años pueden decidir si se casan o tienen hijos, pueden hacerlo también sobre la interrupción voluntaria del embarazo».

(Bibiana Aído, Ministra de Igualdad)

viernes, marzo 06, 2009

Basagoiti: Chapó



Ocurrió ayer. A Aitzol Zubizarreta casi le da algo, y a sus amos de ETB imagino que también. Como bien dice Rosa Díez, hay que empezar a levantar las alfombras. Empezando por los "informativos" del PNV.

Fuente: El blog de Santiago González.

Mis dibus


jueves, marzo 05, 2009

Semejantes compañeros de viaje

Coincidí con Javier Ortiz en Otra Realidad, donde di mis primeros pasitos en prensa digital. Entonces me caía bien y me gustaba leerle. Hoy no sucede igual. Ortiz, comentarista en las peneuvistas Radio Euskadi y ETB y biógrafo-entrevistador de ilustres prohombres vascos como Arzalluz o Ibarretxe, es un vocero del nacionalismo más rancio, y perdón por la redundancia.

Dice Ortiz en ese fogoso diario llamado Público:

"Conviene no confundir el ritual que deben seguir los procedimientos institucionales con la gama de posibilidades que ofrece la vida política. López necesitará el apoyo parlamentario sistemático del PP y de UPyD. López será rehén de sus apoyos. Con semejantes compañeros de viaje, su discurso sobre la ‘transversalidad’ y ‘la superación de la división de la sociedad vasca entre nacionalistas y no nacionalistas’ no tiene ningún porvenir”.

Es decir: que a López no se le acepta tener “semejantes compañeros de viaje”, pero al PNV sí se le acepta que, en 1998, buscase un acuerdo con EA y con la banda terrorista y sus amigos para luego consumar ese frente nacionalista llamado el Pacto de Lizarra.

¿QUIÉN ES?

Me refiero al niño.

miércoles, marzo 04, 2009

Marzo

Frid sigue con su espectacular calendario con currantes de la ofi como modelos. La entrega de marzo es puro espectáculo. Antonio, montador de Santas Pascuas, se ha convertido en un gran icono de Hollywood por obra y gracia de la amiga Frid. Como diría Pumares, "la de Dios".
Pincha AQUÍ y disfruta.

GRANDES PENSADORES

La Sra. Diez es lo más parecido a la extrema derecha en el espectro parlamentario.
(Iñaki Anasagasti, PNV)

martes, marzo 03, 2009

Javier Mazazo

Javier Madrazo pierde su escaño por Bizkaia.
Para Savater el descalabro de Esker Batua ha sido la mejor noticia de las elecciones. Estoy con él.
Post relacinado: ASUNTOS MADRAZO.