viernes, febrero 08, 2008

El fin del mundo, el fin del cine

"La gente no ha dejado de ver cine, ha dejado de ir al cine. Y tenemos que adaptarnos a lo que está ocurriendo con la exhibición de películas. Creo que Internet puede ser un lugar interesante para trabajar, para buscar salidas comerciales que luego, si funcionan, seguirán su ruta tradicional. Algo así como lo que ha ocurrido con el último disco de Radiohead".

(Mariano Barroso)

Conocía a Barroso hace años, en la Escuela de cine. Mariano dirigía el taller de dirección de actores, en el cual me permitió colarme –a pesar de ser un chico de producción- y del que aprendí algunas cosas interesantísimas.

Poco más tarde, cuando estaba preparando su debut norteamericano, la fallida In the Time of the Butterflies, volvimos a encontrarnos. Barroso me recibió en su casa de la calle Manuela Malasaña y charlamos largo rato sobre el oficio de director, su forma de dirigir a los actores, de su maestro William Layton, del método, de su técnica para escribir y de otras muchas cosas. La entrevista no llegó a publicarse porque la revista para la que estaba destinada, O. Cero, desapareció de los quioscos por falta de dinero y padrinos.

Siempre he admirado a Barroso, aunque soy el primero en reconocer que su carrera ha entrado en barrena tras tres prometedores primeras películas: Mi hermano del alma, Éxtasis y Los lobos de Washington. A partir de entonces, su cine, sus actores y sus guiones perdieron fuerza, verdad, originalidad. Muestra de ello son las más que fallidas Kasbah y Hormigas en la boca.
Afortunadamente, Barroso se propone levantar el vuelo. Tras su segmento en el documental Invisibles, ahora presenta un largometraje concebido y rodado para Internet y estrenarlo en una web que pretende ser sala y foro de cine. Es decir: el futuro, pese a quien pese.

La idea le llegó a Barroso de un dato de la televisión: un millón y medio de personas se descargan de Internet antes de su emisión los capítulos de la serie Los hombres de Paco.
El film se titulará El fin del mundo, lo rodará con una cámara de alta definición y se estrenará a lo largo de 12 semanas, en capítulos de 10 minutos. Según Barroso, este es “el primer largo que se hace en España exclusivamente para Internet", cosa que dudo, pero no lo he comprobado.

El director pretende, además, que la web “se convierta en una red social, en un foro de actores, guionistas y directores, en un taller permanente de trabajo y discusión”. Salga lo que salga, y esperando que esa "red social" no la formen los amiguetes de siempre, esta es una buena muestra de los cambios inevitables a los que se enfrenta nuestro cine, que en vez de llorar tanto, debe ponerse las pilas para que el futuro no les pase por encima.

9 comentarios:

Leo dijo...

Elcomentario de Mariano Barroso es de lo poco sensato, proveniente de alguien del cine apañó, que oído / leído en muchísimo tiempo.

Respecto a lo último que citas, lo de que la Red no se conierta "en un foro para los de siempre", eso es precisamente lo que están esperando los dinosaurios (españoles y de fuera) para darle ía libre a lo de la distro de pelis por Internet: no están dispuestos en modo alguno a cambiar o adaptarse, porque eso supondría la pérdida de su posición de poder. El Día en que encuentren la forma de "migrar" sin perderla, se convertirán en adalides de lo que antes despreciaban y perseguían, y se apropiarán de una parcela que debe pertenecer a todos, y ante todo ser LIBRE.

¿Alguien ha oído hablar sobre las propuestas de rellenar un formulario "como el que rellena el comprador de un arma" de cara a la puesta en marcha de una hipotética Internet 2?. Pues eso ;-).

Manuel G. dijo...

Una cosa me está sugiriendo tu escrito. Es curioso darse cuenta cómo tipos que tienen a lo mejor recursos técnicos, experiencia y unos conocimientos muy buenos sobre cine, a pesar de todo ello, eso no les garantiza hacer una película buena. Ni siquiera se lo garantiza ser gente con talento.

Es más, autores que hicieron algunas vez una película buena, luego no consiguen jamás volver a superarse, ni siquiera acercarse, por mucha experiencia y conocimientos que vayan sumando después. Puede ser incluso al revés, la calidad va empeorando.

Sólo son algunos monstruos del cine los que pueden mantener un nivel a lo largo de unas cuantas obras. Luego normalmente viene la debacle.

¿Por qué será todo esto?

IVÁN REGUERA dijo...

MANUEL G: Creo que la respuesta es natural. Mucha gente pasa años ideando LA PELÍCULA, pero luego ¿qué? La coherencia de las 3 primeras de Barroso choca con la mediocridad que vino después. Y ejemplos de estos hay centenares.

Leo: Miedo me da que esto sea un nuevo HAY MOTIVO. O sea: toda la cuchipandi haciendo cortos mucho menos talentosos que los que tantos chavales sin padrinos se curran por ahí. De hecho, Mariano amenaza con que el próximo largo de su proyecto está escrito por Juan Cabestany, "autor" de El asombroso mundo de Borjamari y Pocholo, Salir pitando...

Israel "Yojimbo" Nava dijo...

Resumiendo, es consciente de la influencia de internet en el cine pero se complementa perfectamente con lo que Bollaín escribió.

Tal pa cual... pero ahora en internet.

Manuel G. dijo...

Entonces tu piensas que por la preparaci�n, por el cuidado que se tiene al hacer la primera pel�cula, est� sale perfecta, y luego ya no hay el mismo impulso, sino que se cae en tener que hacer otra pel�cula m�s, y otras m�s y otra m�s, porque s� sin esas ideas redondas que uno ha incubado de verdad.

Seguro. Pero �no puede ser tambi�n que cierta inseguridad es intr�nsecamente buena para dar a una obra una sensaci�n de misterio?...mientras que a mayor experiencia y seguridad en ti mismo, eso termina d�ndole a la obra una rigidez y una pedanter�a que sobra. �Puede haber algo de eso?.

UNADEMIEDO dijo...

A mi todo esto me sugiere otra cosa, de la cual me alegro. Hasta ahora, la duración estandar de un largometraje estaba entre 90-120 minutos.
La distribución en internet podría, por fin, acabar con ese corsé. Ojalá las películas ahora duren lo que tienen que durar: es decir, lo que pida la historia.

Leo dijo...

UNADEMIEDO: Habrá que er si lo que dices se cumple, lo que no estaría mal. Todos sabemos el porqué principal de ese "corsé", y si Internet puede ayudar a terminar con él cuando sea necesario, bienenido sea. Aunque con las costumbres que nos han inculcado las productoras y distribuidoras, está por ver cuánta gente sería capaz de tragarse hoy en día cosas como la versión de Guerra y Paz rodada por Sergei Bondarchuk (7 horitas y cuarto de nada). Aunque fuese a trozos y con descansos, como se hacía antes xD.

manuel g. dijo...

Si el cine tiene que pasar por internet entonces seguro que tiene influencia en el estilo, y lo mismo se generan nuevas perpectivas.

Awake at last dijo...

OFF-TOPIC:

¿Conoces este blog?

http://putogodard.blogspot.com/

:-D

Mks.