viernes, febrero 15, 2008

"Estamos considerando su película"

Hay un interesante periódico en internet (soitu.es) que publica notas de más de tres párrafos, sin amarillismo barato, sin chismes para retrasados mentales y sin un barniz ideológico evidente. Hoy Luis Murillo Arias publica un interesante reportaje sobre las penurias de los novatos a la hora de colarse entre las “familias” de la “industria” del cine español.

Sus protagonistas son dos conocidos del corto que han dado su salto al largo: Antonio Hens y Nacho Vigalondo. Parece que el salto del primero ha acabado en fractura (la recepción de la crítica hacia Clandestinos ha sido despiadada) y el del segundo en medalla olímpica (Cruise le ha comprado los derechos del guión de Los cronocrímenes para hacer un remake en Hollywood).

Copio-pego aquí algunas de las declaraciones y reflexiones del reportaje de Murillo Arias, que me parecen reveladoras y muy ciertas:

“El cine español como industria no es una industria competitiva. No existen unos cauces conocidos para conseguir la pasta. (…) Para conseguir subvenciones es muy importante que te conozcan en la comisión, que la productora que presenta el proyecto sea solvente y haya producido anteriormente con relativo éxito o exista un concepto muy español: el amiguismo”.

“Es más fácil que te reciba en su despacho el ministro de Cultura que el director de compras de un canal de televisión. Su frase más repetida es ‘estamos considerando su película’. Sólo ven a grandes productores, que son los que poseen intereses industriales, a no ser que tengas el apoyo de alguien importante dentro del negocio. Ya se sabe, lo que se llama ‘el apadrinamiento español’. Las grandes productoras, las que están dentro del sistema, consiguen financiar casi la totalidad de la película con el dinero del Ministerio de Cultura, de las Comunidades Autónomas y de varias televisiones. Ya nadie hace cine pensando en la taquilla. Lo más importante es la financiación y agradar a los que dan el dinero. No importa la calidad de la película”.


Para leer el reportaje completo pincha AQUÍ.

Buen fin de semana. Y, si podéis, entrar en un cine para ver JUNO.

5 comentarios:

Leo dijo...

Vamos, que este periódico es todo lo contrario de lo que era Periolisto Digital (y tal), del que lo único que leía era tu blog y el de Bosco Palacios ;-).

El artículo es interesante, desde luego. Pero no descubre nada nuevo, porque ya sabemos todo s que el tener "padrino" para progresar es una necesidad como el agua o el aire. Cierto que en las "artes" el fenómeno está corregido y aumentado, pero si sólo fuese ahí...

Vamos, que te´nia qye haber hecho como aquel amigo de mi hermano pequeño que se piró a Islandia (y que no tiene intenciones de volver, desde luego).

IVÁN REGUERA dijo...

Leo: Nada que ver con el periódico de los Hermanos Dalton, desde luego.

Gabacho Corleone dijo...

Poco a poco voy viendo como funciona la mafia cinematografica española.
Poco a poco...

Israel "Yojimbo" Nava dijo...

Conocí a Antonio Hens cuando trabajaba en su corto "En malas compañías". No era un mal trabajo. Y es de hace... ¿5 años? Puede ser.

manuel g. dijo...

Yo creo que la diferencia entre mafia y otras formas sociales de relación, está en el uso de procedimientos ilegales, extorsión, amenaza, violencia... de tal manera que se crea una forma de hacer las cosas paralela a la legalidad

Cosas como el compadreo, el enchufismo etc. que generan una sociedad cerrada frente a lo que debería ser una sociedad abierta, pueden ser injustos, pero yo no las calificaría como mafia, en todo caso de manera coloquial.