viernes, febrero 01, 2008

Vigalondo, el cántabro jeta


Conocí la locura de Nacho Vigalondo hace más de diez años. Por aquel entonces estudiaba, como él, en la Facultad de Ciencias de la Información. Bueno, en realidad hacía que estudiaba mientras en la cafetería devoraba periódicos, revistas de cine y libros nihilistas con gafas de pasta y cara de interesante. Vigalondo, mientras, se dedicaba a hacer el cabra con una cámara de vídeo.

El primer trabajo de este cántabro jeta que ha logrado la proeza de hacer aparecer Cabezón de la Sal en el imdb, lo disfruté en una cinta de vídeo que me dejó uno de los miembros del jurado del Primer concurso de cortos en vídeo de la Universidad del País Vasco. Entre decenas de terribles imitaciones de Tarantino, cortos Auxonia fina y segura, clones lamentables de Santiago Segura y amanebaritis aguda, descubrí una breve broma que parodiaba a Tesis. En aquel económico corto, dos patéticos “nada serial” killers intentaban matar a una tía y no lo lograban. Todo en un solo plano y en blanco y negro.

Ahí, me dije, había talento. No sé si para el cine, pero desde luego para la tele. De hecho, su corto 7:35 de la mañana es una parodia muy televisiva, igual que Choque. Veremos qué calidad cinematográfica tiene Los Cronocrímenes, pero de momento Vigalondo ha logrado la proeza de estrenar en Sundance y vender los derechos para un remake a la United Artists. Casi nada.

Más sobre Vigalondo y sobre cierto necesario recambio en EL ÚLTIMO SUSPIRO DEL CINE, en CINE DIGITAL.NET.

Buen fin de semana.

7 comentarios:

UNADEMIEDO dijo...

Me cae bien Vigalondo, pero no me gustan nada, pero que nada, 7:35 de la mañana y Choque. Espero que Los cronocrimenes sea otra cosa. Desde luego, merito por lo que está consiguiendo, lo tiene.

wallander dijo...

A mí Choque me gustó; es lo único que he visto de este paisano que me cae muy bien, a tenor de las entrevistas que leí de él. Espero impaciente el estreno de sus Cronocrímenes, e incluso -para variar- pienso pasar por taquilla. Su pueblo, Cabezón de la Sal, está a tiro de piedra de la maravillosa reserva del Saja, donde lo mismo te puedes dar una duchita –eso sí, helada- bajo unas cascadas de película, que avistar corzos, jabalíes, lobos y, lo que ya es casi imposible, osos.

Awake at last dijo...

A este paso vamos a tener que hablar de "oleada cántabra", XD

Mks.

Marta G.Brea dijo...

No había visto nada de Vigalondo hasta ahora. En su web tiene varios trabajos colgados, y a mí, como a Wallander, Choque me gustó y hasta me reí.

Enhorabuena por su proyección cinematográfica!

Natxoman dijo...

Me gusta los renovados aires de tu blog tanto, querido hermano, como los renovados aires de tu propia persona, que se sabe que es humana.
Besos

E. Zubiaga dijo...

No se quien es Vigalondo, no veo cine español, pero te pego este comentario de una amiga:

La Consejera Vasca de Cultura Miren Azkarate y el viceconsejero Gurutz Larrañaga estarán en la gala de los Oscar para dar apoyo al cortometraje de Nacho Vigalondo.

No sé qué pintan la Consejera y el Viceconsejero de Cultura yendo a Hollywood a apoyar a un director cántabro. Pero, aunque fuera vasco, ¿tiene que ir la Consejería en pleno?
Qué morro tienen algunos.

¿Irá también el Consejero y el Viceconsejero de Cultura de Madrid a apoyar a Javier Bardem?

IVÁN REGUERA dijo...

Zubiaga: Pues me temo que a Bardem no, porque su peli la paga Paramount, pero cuando montas tu chiringuito con dinero público, los moluscos públicos se pegan SIEMPRE.

Natxoman: Me alegra MUCHO saber que te gustan mis cambios estéticos y éticos.

Wallander: Te veo como todo un Jeremiah Johnson, colega.