martes, febrero 16, 2010

Con Luis del Olmo

Lo que no me dejaron decir en la tele lo he podido decir en la radio, que además es la que escucho con el cafelito todas las mañanas. Ha sido un placer conocer a José María Otero, Félix Madero y Esther Pedraza. Y gracias a Luis Del Olmo por su invitación y a Carmona por sus ideas.

EL DEBATE ENTERO EN LA WEB DE PUNTO RADIO: AQUÍ. Empieza hacia la mitad de la barra de audio. Sáltate la publi.

6 comentarios:

Dani dijo...

Totalmente de acuerdo, Iván. Al menos se demuestra que la radio deja hablar a la gente.

Strafford dijo...

Enhorabuena.
Luis del Olmo siempre ha conseguido escapar de la piojosa polaridad partidista. Si hay un Dios vivo de la radio en España es él.
Como cambia todo..!que lejana queda la época en la que Del Olmo era co-autor de libros con, entre otros, Jiménez Losantos!

Me alegro de que esta vez no arremetieras contra "Ja me maten"...;)

Israel "Yojimbo" Nava dijo...

Muy bien, Iván.
Sólo un apunte, por si no te lo han dicho: ¡tu tono de voz suena igual que Jose Maria Calleja!
:)

IVAN REGUERA dijo...

Dani: Y no te ponen maquillaje de la Señorita Pesis.

Trafford: No tocaba el cabreo ni ponerse de los nervios porque ESTO sí fue un debate, no aquella encerrona de TVE.

Yo soy más de Felix Madero, que va antes que Del Olmo. Lo conocí en la emisora y me confesó lo complicado que es ser moderado en la radio matutina. Me dijo que la gente quiere escuchar a los que le dan la razón, nada más. Un gran tipo.

Israel: Será la cosa del norte.

Strafford dijo...

Yo a Felix Madero le sigo desde que hacía el resumen de prensa de Luis del Olmo. Luego escuchaba su programa de las 8 "De costa a costa" (hasta ese momento Punto Radio no tenía nada a esa hora) y era una delicia...!no me sentía manipulado! !que gozosa sensación!.

IVAN REGUERA dijo...

Strafford: Sí señor. Yo lo seguía por las noches también y era un gustazo. Un tío que no quiere crispar, ni manipular en la radio es un bicho raro.

Ojalá dure. Yo creo que sí, aunque lo tiene complicado en este país eternamente cainita y encabronado.