martes, febrero 23, 2010

Shutter Island: Estaban de parranda

Shutter Island es una peli de encargo. Bradley J. Fisher estaba produciendo ese tostón interminable llamado Zodiac cuando compró la novela en la que se basa el film en un aeropuerto. Piensen en alguien comprando un libro en un aeropuerto. Piensen en los libros que se compran en los aeropuertos: un best seller trepidante (fue de los más vendidos en 2003) con “giros inesperados”, hospitales tenebrosos, lobotomías, nazis, lavados de cerebro, falsas identidades, pesadillas, extraños flashbacks, realidades que no lo son… y tralará.

Puedes leer más en MI BLOG DE CINE.