miércoles, junio 03, 2009

Por la puta cara

Me llamó la atención esta viñeta de Fontdevila, por valiente. En su blog, claro, los comentaristas de turno lo pusieron a caldo. Pregunta: ¿y si ahora lo realmente valeroso es denunciar algunas soflamas de los radicales defensores del gratis total? No seré yo el que niegue que me bajo cosas, que veo copias pirata sacadas de la red y que me grabo discos de viejas glorias. La red ha ampliado mi cultura y ha adelgazado algo las arcas de, pongamos, Bob Dylan y Neil Young. Copio, pero no me excuso con discursos ridículos. Ya se sabe: “Trabajad en algo serio y hacer música en los ratos libres”, y tal. Creo que alguien deberá estudiar una manera de poder mezclar cultura gratis y protección intelectual.

El especialista musical Diego A. Manrique (El País) publicaba hace un par de días un interesante artículo titulado ‘Todo a cero euros’. Contaba Manrique que Frank Black, fundador de los Pixies, ha advertido que “todo el negocio musical debe habituarse a cobrar menos y reducir ganancias. Habrá que ajustarse al ‘mundo de los cinco dólares’, cantidad estándar por un CD, un concierto, una camiseta”.
Estoy con Black. Yo prefiero comprar a copiar. Y sobre todo películas, pero a precios realmente asequibles, con portadas trabajadas, con extras, con opción de idiomas... Lo que no tiene la mulita. Tras décadas de codicia, que se ofrezca un producto para todos y digno. Esto que piensa Black y defiende Manrique lo piensa mucha gente, pero lo dicen bajito.

Escribe Manrique una gran verdad: “La implantación de la cultura del gratis total necesita demonizar aquellas industrias de las que se abusa. Industrias que, debe reconocerse, son fácilmente demonizables por sus derroches, su arrogancia, su sordera. Atención, que aquí nadie se sienta a salvo: lo sabe ya el negocio del cine y lo aprenderá pronto la industria editorial, con la difusión del e-book. Lo sufre la prensa, forzada a regalar en la Red lo que está vendiendo en los quioscos”.

“Mundo maravilloso: la fonoteca, la filmoteca, la biblioteca y la hemeroteca universales. Pequeño problema: la exigencia de gratuidad requiere ignorar el proceso de producción; aparentemente, los discos se graban mágicamente, las películas aparecen de la nada, los escritores viven del aire, la información no necesita redacciones ni corresponsales. ¿Adivinan dónde falla la ecuación?”. Un argumento irrebatible.

Puedes leer el TEXTO COMPLETO DE DIEGO A. MANRIQUE AQUÍ.

15 comentarios:

Juan Fran dijo...

El problema no es bajarse x disco o peli, sino que hemos interiorizado que es un derecho constitucional y hemos aconstumbrado a una generación a que no valore la cultura.

IVAN REGUERA dijo...

Juan Fran: Así es.

Manuel G. dijo...

Lo de los periódicos es un buen ejemplo del camino lógico que puede seguir todo esto: regalan películas, libros, porque lo que les es rentable es la publicidad, no la venta del periódico.

Para una editorial, músico, cineasta... la difusión que tenga su entidad o figura es su mayor patrimonio. Y menos el copyright.

Por tanto, yo regalaría mis discos a todo el que quisiera escucharlos, pero lo ganaría con la publicidad, actos, conciertos etc..

Juan Fran dijo...

Pero Manuel, quién va invertir 2 millones de pelas para contratar a un buen mezclador de estudio, si luego tu disco lo van a regalar.

¿No habéis notado lo mal que suenan las mezclas de los discos ultimamente?

lys dijo...

Yo estoy a favor de pagar y que los que trabajan para que nosotros disfrutemos tengan su recompensa, sea cine música o palabras, pero un respeto por favor..!Si se conformaran a ganar menos se compraría más. ¿A quien no le gusta atesorar un original?

Un abrazo

IVAN REGUERA dijo...

Manuel G: El trabajo de un cantante o de un escritor es cantar o escribir, no le puedes obligar a entregarse a la publicidad, actos, conciertos... Obligar no.

Tiene todo el derecho (INTELECTUAL) de limitarse a lo que sabe hacer.

Juan Fran: Estoy contigo otra vez. Hay una novela curiosa sobre el anonimato, los derechos de autor y la industria musical llamada Pinball (1982). Su autor, Jerzy Kosinski, se suicidó. Dejó una nota: "Me he ido a dormir por un rato mayor de lo habitual".

Lys: A nadie le gustan las medias tintas. Un buen original es un buen original. Esos vinilos...

Manuel G. dijo...

Lo decía Tomatito: "Si no tienes un disco en el mercado nadie te llama para dar conciertos".

Juan Fran, es una inversión, pero sabes que el dinero lo sacas por otro lado. Ahora, si el artista no quiere ver la relación que hay entre el disco y esas ganancias añadidas, pues nada, allá él.

Iván, que no lo haga si no quiere. Será puro, desconocido y pobre. El mundo ha cambiado, es muy productivo que te conozcan millones de personas, aunque no vendas el disco en sí.

¿Tu sabes de lo que viven la mayoría de los escritores?. De lecturas públicas, tertulias, la prensa, actos... ¿Cómo llegan allí?. Escribiendo un libro. Pero no ganan lo suficiente con ello.

IVAN REGUERA dijo...

Manuel G: No entiendo. Sólo digo que alguien que trabaja, es editado, vende y no quiere hacer más DEBE COBRAR POR SUS DERECHOS DE AUTOR, de su curro, y seguir su vida o nuevos trabajos.

Juan Fran dijo...

Es como si a un administrativo, no le pagaran por su trabajo, y le dijeran que se ganara la vida dando charlas.

El problema de la difusión cultural ahora mismo, es el soporte digital, que permite una replica infinita. Ese formato aparte de permitir una difusión cultural enorme en este siglo, también ha arruinado a muchas empresas, estudios, alquiler de equipos para cine, etc etc.

¿Cómo compaginas los derechos de los internautas, el P2P y todo lo demás y que a la vez no se te hunda una industria?

La gente que curramos en el cine, tv, estudios musicales, y que no somos creadores, también tenemos derecho a trabajar.

No pienso que prohibir bajarse cosas arregle nada, porque la cultura del todo gratis ya está muy enquistada.

Quizá es que este tema no tiene solución.

IVAN REGUERA dijo...

Juan Fran: Es complicadísimo, pero para eso se supone que están los que mandan y las propias industrias, que deben reaccionar, renovarse.

Me parece buen ejemplo el del administrativo. Y podemos dar miles similares.

Manuel G. dijo...

Iván, Juan Fran, el ejemplo no me cuadra del todo, porque trabajar de administrativo hoy día no tiene ninguna otra posibilidad más de ganar dinero de forma indirecta(a lo mejor algún día...)

Un ejemplo que me gusta más es el de explorador, montañero, viajero...nadie te va a pagar por subir al Nanga Parbat, o viajar al corazón de la selva de Guayana, pero si lo haces, luego cabe la posibilidad de ganarte la vida dando conferencias, escribiendo libros, llevando publicidad a las expediciones, probando equipos...y mil cosas más.

No lo veo como una cuestión de "deber ser", es cuestión de que hay actividades cuyo acceso al dinero resulta indirecto. ¿Si es así? ¿Qué hacemos? ¿Renuncias a subir más al Himalaya, a vivir indirectamente de eso, aunque puedes financiarte de esa manera?

Iván, ¿no has probado a dar charlas sobre tus libros en colegios, asociaciones culturales etc..?...jeje

Natxoman dijo...

Hola,
yo también he vuelto a escribir gratis total
aprobechia, que me le quitan de las manos
http://www.mimoloco.com/colaboradores/natxomania/

IVAN REGUERA dijo...

Manuel G: Algún bolo que otro he dado. Y no están mal pagados, pero vivir del bolo tiene que ser patético.

Natxoman: ¡¡YA ERA HORA!! Voy directo a leerte.

Manuel G. dijo...

600 euros por una hora, a que no está mal..¿eh?. Sólo tienes que hacerte un buen currículum de autor de libros que nadie ha comprado, y ofrecerte por los ayuntamientos, consejerías de cultura etc...

Si no que se lo digan a un escritor de relatos, de moda hoy, con el que estuve el otro día, y que no vende nada.

Juan Fran dijo...

Te repito Manuel, que nadie hará discos buenos para regalarlos, sería una ruina.