jueves, marzo 25, 2010

La minga del cardenal

Me revienta la ofensa gratuita a la Iglesia Católica. Mi enfado no es una cuestión de creencias, sino de gustos. No me va el Papa, ni lo que dice, ni lo que oculta, ni lo que representa, detesto la homofobia y la caspa eclesial. Tiemblo cada vez que un Rouco abre la boca. No soy creyente, no tengo fe… pero la ofensa barata me supera. Por algo admiro a Buñuel o a los Monty Python y desteto a los provocadores baratos.

Una nueva campaña contra el aborto de la Conferencia Episcopal (“Es un tú en ti”) dice: “Un ser humano con genoma propio desde el primer momento, cuyo corazón ya late 65 veces por minuto en la semana 4, cuyo cerebro comienza a formarse en la semana 5, cuyos ojos se atisban ya en la semana 8 y que empieza a tener pelo en la semana 14″. A propósito de esta campaña, Javier Pérez de Albéniz ha escrito en su blog este disparate:

“Cinco palabras engarzadas con mucha poesía, algo de chispa y hasta una miaja de ironía internetera. Podría referirse al monaguillo ensartado en la verga del arzobispo (“Es un tú en ti”), a la lengua de la monja entrando en la oreja de la niña (“Es un tú en ti”) o a la minga del cardenal deslizándose en la boca del estudiante (“Es un tú en ti”), pero en realidad es una simple descripción biológica”. No hace falta que me extienda en el comentario. Sencillamente, me parece penoso que alguien tenga que mostrar sus “ideas” con ese lenguaje, con todos esos kilos mierda cerebral. Y lo lamentable es que Albéniz no está solo.

10 comentarios:

Frid dijo...

Completamente de acuerdo contigo.

tatus dijo...

Hola¡
Permiteme presentarme soy tatiana administradora de un directorio de blogs y webs, visité tu página y está genial, me encantaría contar con tu blog en mi sitio web y así mis visitas puedan visitarlo tambien.
Si estas de acuerdo no dudes en escribirme tajuancha@gmail.com
Exitos con tu página.
Un beso
tatiana.

Anónimo dijo...

Desgraciadamente lo que describe Albéniz en su blog no es ningún disparate y qué bien que no esté solo. Tu cerebero sí que rebosa mierda por todos lados.

francisco arroyo dijo...

Creí que te referías a la foto. Al Santo Padre le sienta bien ese pelo despeinado de la mañana (prueba que no duerme con solideo). Pero creo que le van peor el ojo derecho y los pocos dientes. Esos dos rasgos postulan una insinuación bastante obscena contra la vejez,la que recuerda su debilidad física. Me parece bien que le detengan. No que le hostien.

Los textos, en cambio, no me parecen tan graves: tanto el de la campaña eclesial como el de Albéniz cuentan puros y simples hechos. Inquietantes porque unos ponen en cuestión una ley aprobada (la que configura el aborto como un derecho) y otros un mandamiento divino, el nefando sexto.

Los muy católicos defienden a los curas de sus basuras o pecadillos, alanceando la prohibición del sexo como garantía de menor recurrencia en el delito. Como si el Sr. Freud no hubiera escrito una página. Como si nadie hubiera sido adolescente.

ramone dijo...

A mí no me parece tan grave, no obstante entiendo tu parecer.

Lo que es imperdonable es la injerencia de estos señores en la vida pública. Y su doble "moral". Son una lacra asquerosa.

Resultón el papa de esa guisa. A ver si alguien lo infla.

Daniel Grau Gil-Díez dijo...

estoy de acuerdo con algunos de los comentarios aquí vertidos...no me parece tan grave y, sobre todo, no deja de ser una opinión. Más impactante y más "faltona", pero una opinión.

Se pueden decir cosas mucho más insultantes sin poner un solo insulto, no?Pues lo mismo.

Un saludo

Strafford dijo...

Estoy de acuerdo con Iván: el prejuicio antirreligioso, que abunda, conduce a este tipo de ensañamientos.
Que si, que los curas pederastas merecen pudrirse en prisión. Pero reducir a una institución tan compleja como la Iglesia Católica a un puñado de abusadores reaccionarios, es más una ensoñación motivada por el odio, que una realidad asentada en los hechos.

Y esto lo dice un tío más ateo que Richard Dawkins.

Natxoman dijo...

A favor de la Iglesia he de decir que yo fui a un colegio de curas y jamás intentaron toquetearme, y eso que todos sabían que yo era el blanco más facil...

athalbert dijo...

Me parece que Albéniz ve demasiado cine X sobre curas y novicias,
y lo que es peor: se cree los guiones (“basado en un hecho real”)

olly dijo...

Si te preocupa el lenguaje obsceno entonces eres un limitado...como vas a leer por ejemplo bukowski y percibir el aroma del delirio sin una buena dosis de palabrotas en forma de catarata que te anestesien la moral?imposible...la palabra no tiene valor en si!El valor se lo dá siempre y solo el contexto...usar un lenguaje grosero no significa que el concepto expresado no pueda por ende adquirir un valor aun mas noble!