lunes, diciembre 28, 2009

Inocentadas

Escribo estas líneas desde Cantabria, región a la que regreso siempre que puedo. Allí tengo a mi familia y a viejos amigos. Cantabria es famosa por sus verdes valles, sus limpias costas, sus anchoas, su bonito, sus quesos y su presidente, un vulgar populista, un auténtico negado que nunca ha ganado unas elecciones, un mantenido en el cargo gracias al PSOE, un charlatán que explota su populismo barato allá donde va, ya sean inauguraciones, ferias de ganado, tertulias de radio o saraos televisivos de la más baja ralea.

Conocidas son las visitas que todos los años le hace Revilla a Zapatero. La última se ha celebrado estas navidades. El presidente cántabro siempre va en taxi hasta Madrid y siempre lleva una bolsita (este año con anchoas de Castro Urdiales, ventresca de Santoña, queso Bejes-Tresviso, queso de las Garmillas, miel de Polaciones, y sobaos de Selaya) para ZP. Y de regreso, Revilla siempre vuelve con lo mismo: nada.

Han sido, como bien recordaba El Mundo de Cantabria, demasiadas visitas puramente ociosas a Moncloa. De ellas Revilla siempre ha salido con un compromiso verbal pero sin una firma. Y siempre ha apoyado a Zapatero, nunca ha cuestionado su palabra. Es más: en las generales de 2008 su partido, el PRC, decidió no presentarse y no pidió el voto para ningún partido. Revilla, en cambio, apoyó a ZP como presidente y hasta asistió a un mitin del PSOE.

En 2004 se habló del total respaldo de Zapatero al proyecto de impulsar la Universidad de Comillas y al AVE Madrid-Cantabria. Al año siguiente, en el día de los inocentes, mismos compromisos y ninguna firma. En la tercera visita, martes y trece, Revilla salió eufórico y campechano ante los medios: habrá nueva autovía (Dos Mares), AVE, Comillas y más fondos para el hospital de Valdecilla. Las promesas volvieron en la quinta visita, donde no faltó la bolsita con productos regionales.

Cantabria, con un potencial brutal, está infestada de corruptos y sigue siendo una de las regiones más olvidadas de España. Y en buena parte por culpa de personajes como Revilla. Pobre Cantabria.
Escrito el domingo 27 de diciembre de 2009.

4 comentarios:

Leo dijo...

Cantabria parece la Argentina española: Potencial tremendo, políticos de baja estofa, corrupción rampante y, como resultado, una región laminada, saqueada y, como bien has dicho, olvidada.

Lo de que este gilipollas vaya a ver a ZP en fechas tan señaladas no sé yo... Lo mismo es que hasta eso se lo toma a cochondeo, y por eso lo hace así :p.

Por cierto: felices vacaciones :-).

Juan Fran dijo...

Para Revilla esto es una fiesta continua, fijate como serán de inteligentes en el PSOE que prefieren que gobierne Cantabría un patético populista exfranquista antes que el PP
Todo sentido de estado estos sociatas

IVAN REGUERA dijo...

Leo: Muchas gracias.

Juan Fran: Lo del PSOE es tremendo, pero también tenemos que recorar que en su día Revilla estuvo arrimado al PP.

Azid Phreak dijo...

Primer post que leo de este blog y primer post que apoyo hasta la extenuación, máxime vivendo a 500 metros del señor Revilla. Y es que ya está harto uno de que le conozcan por las gilipolleces de un payaso con albarcas.

Felicidades por el blog. Volveré. De cántabro a cántabro.

Un saludo.