martes, mayo 10, 2005

Anormalidad lingüística


Ayer la ministra Carmen Calvo dijo que prefería "invertir en hacer más y mejor cine" que en doblar al catalán. Ante esto, el Consejero de Relaciones Institucionales de la Generalitat, Joan Saura, ha dicho que la señora trata al catalán como una cuestión marginal y no como una lengua cooficial. También ha dicho que es partidario de presentar iniciativas parlamentarias en el Congreso "para rectificar esta opinión" de la ministra.

Es normal que se mosqueen los catalanes porque un montón de su gente vive (y bien) de prácticas tan inútiles como el doblaje cooficial. En realidad, a muy poquita gente se le ocurre ver Star Wars o Matrix en la lengua de Pujol, Fraga o Sabino Arana, pero hay tipos y tipas que se dedican a jornada completa a esto de la normalización lingüística y que se juegan sus sueldos y el tan español (con perdón) “¿qué es de lo mío?”.

Llaman normalización a algo artificial porque no hay NINGUNA necesidad social de ver películas dobladas al catalán o al euskera, la gente va a ver los trabajos de los dobladores castellanos sin rechistar y bien a gusto… pero, claro, esto no cuadra con los engordados y chanchulleros presupuestos culturales de ciertas autonomías.

Lo que sí debería hacer la ministra es potenciar la versión original subtitulada, que es como se deben ver las películas. Ayudar a los cines que así proyectan e introducir en las escuelas este tipo de necesarios hábitos culturales. Nuestros vecinos portugueses, por ejemplo, nos llevan años de ventaja: allí ven todo lo inglés en VO, hasta en la tele. Y por eso han logrado ser más bilingües que nosotros. Aun recuerdo que cuando lo comprobé en Lisboa me quedé de piedra.

La culpa de todo esto fue de Franco, que pensando que salvaría al cine patrio doblándolo todo lo único que consiguió fue que el cine norteamericano entrara definitivamente y con muchísima más facilidad en nuestras salas.

De todas maneras, miedo me da pensar en ese “más y mejor cine" que quiere financiar la ministra. Propongo un título: Pixi y Dixi, The Movie.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

és clar. Millor parlar només una llengua. Doncs mira, nosaltres tenim la sort de créixer coneixent dues llengües a la perfecció i estudiant-ne una altra, cosa que mai vosaltres podreu dir.

Visca la cultura !

IVÁN REGUERA dijo...

¡Visca tu mala educación! Este blog -por si no te has dado cuenta todavía- es en castellano y pocos van a pillar tus inspiradas letras...

Leo dijo...

Pues no se qué pensar sobre esto, Iván. Yo siempre he apoyado el cine doblado, lo cual ya me ha hecho llevarme mantas de hostias de algún culturetoso del Foro de Anika Cine. Pero considero que el cine doblado, con todo, le hizo un gran favor al cine en este país, poniéndolo al alcance la gente corriente, que en no pocos casos ni siquiera sabía leer. Mucha gente, en los 40, 50 y 60, aprendió a amar el cine gracias a las películas dobladas.

Sinceramente, yo no acabo de entender el porqué de esa tirria furibunda que muchos le tienen al doblaje, cuando en países tan cinéfilos y angloparlantes como Inglaterra se dobla (incluso con algunas cintas americanas de acento "difícil"). En este país hemos tenido, hasta hace no mucho, el mejor doblaje de cine del mundo, con grandísimos actores, verdaderamente capaces en el arte de doblar. Algo que no es nada fácil por cierto, y que últimamente tiende a infravalorarse en exceso, como demuestra el rampante intrusismo de la profesión. ¿Qué pollas hacen famosetes de medio pelo como MAM y tantos otros sin formación alguna destrozando películas?.

Yo siempre he apostado por una convivencia pacífica entre doblaje y V.O., que creo factible y posible; porque no es de recibo la enorme bajada de calidad que ha experimentado el doblaje en los últimos años, como tampoco es lógico el pésimo trato que se da al cine ne V.O. tanto en pantalla grande como en TV, relegándolo a mini salas con maxi precios y horarios infames. Eso tampoco es, y se trata de una falta de respeto al cine, así de claro.

Respecto a lo del cine en catalán, totalmente de acuerdo.... ;)

IVÁN REGUERA dijo...

La verdad es que tienes muchos huevos para decir eso. Estoy contigo en que tenemos (aun hoy) excelentes dobladores, pero yo lo del doblaje sólo lo entiendo en pelis de acción en donde su luengua original importa.. pero no tanto. Es decir: puedo ver tranquilamente Star Wars III en castellano, con todos sus FX sonoros idénticos aquí y en USA por la banda internacional. Eso sí: NO SE PUEDE ver un Woddy Allen doblado porque sus pelis son fundamentalmente HABLADAS y con el doblaje te cargas la interpretación de sus casie siempre inmensos actores. Y lo mismo te digo de pelis con poca distribución tipo franchutes o coreanas. El otro día Garci (el super amante del cine, mira tú)puso una de Ken Loach doblada que era de asco.

Leo dijo...

Seguimos estando de acuerdo, aunque sea en parte: yo no veo mal que se doble una cinta de Woody Allen si se hace bien, claro. Puede que no sea muy "purista", pero tal cosa permite, en mi opinión, el que el gran público se anime a pagar por ver estas películas. Es como con los libros: ¿un "purista" podriá entender que traducir un libro extranjero podría considerarse un ultraje al autor?. No se si me explico....

El meollo del asunto está en hacer las cosas bien, y en otorgar a ambas alternativas (doblaje y V.O.) una igualdad de oportunidades que permita a la gente escoger lo que quiera con total libertad, sin imposiciones. Insisto: si se dobla, que se haga como es debido (lo cual entiendo que es posible, incluso con pelis "de diálogo" aunque se pierda algo se su esencia, como la posible presencia de matices de interpretación peculiares, tal que acentos). Si se trae cine en V.O., que se exiba en igualdad de condiciones respecto al cine doblado, en salas decentes y con precio reducido, para animar a la gente a que vaya a verlas. Y lo mismo si lo ponen en la TV: que no pongan "Amadeus" en V.O. a las 4 de la mañana de un Jueves, por favor....

Y tienes razón: lo de Loach el otro día fue un crimen absoluto.... O_o