viernes, mayo 13, 2005

"Stanley estaría muy sorprendido de verme aquí"


Esto ha dicho la señora Kubrick, que ayer estuvo en Leganés (como lo leen) para presentar la exposición “Los archivos de Kubrick”, una muestra con piezas del archivo personal del director. Dice la noticia de agencia que en la sala de exposiciones de FNAC Parquesur (hasta el 30 de junio) hay 40 fotografías inéditas de los rodajes de filmes como El resplandor, 2001: una odisea en el espacio o La naranja mecánica, así como guiones con anotaciones del director y un libro homenaje editado por Taschen. Nada nuevo bajo el sol de los fans del maestro. Y permítanme que dude de eso de las fotos “inéditas”.

Lo que más me alucina de este tipo de actos melancólicos es la presencia de viudas y familiares varios que viven de la herencia de los artistas con los que vivieron. No dudo ni por un momento que Stanley estaría muy sorprendido de ver a Christine Kubrick nada menos que en Leganés.

Kubrick era un misántropo casi siempre recluido o excesivamente casero que no era amigo de festivales, premios, estrenos o entrevistas (las tiene contaditas). Siempre que muere una figura como la suya aparecen los funerarios de turno para hacer homenajes, museos y saraos del fetiche. Igual pasó con Buñuel, que dijo en su día que habría que quemar todos los museos y tiene uno, y bien pobretón, en Calanda dedicado a su figura.

¡Y qué decir de las viudas que publican las cartas de amor que les mandaban de jóvenes su famosos maridos escritores, pintores o actores! ¡Qué poca vergüenza usar una excusa editorial cuando es algo puramente comercial! ¿Es que los genios no se hacen planes de pensiones?

A mí no me enriquece nada ver embalsamado a Kubrick en forma de acotaciones en el guión de la Naranja mecánica o algunas máscaras utilizadas en la orgía de Eyes Wide Shut.

Para colmo, FNAC invitó a directores tan olvidables como Juan Carlos Fresnadillo, Roberto Santiago, Guillermo del Toro, Miguel Bardem, Vicente Molina Foix o Agustín Vilallonga para contar historietas alrededor del genio eremita. ¡Pero si estaba hasta Marisa Paredes!

¿Por qué un tipo que hizo de la ausencia su total presencia (el misterio de un Kubrick siempre recluido y fuera de los medios lo acompañó hasta la tumba) se convierte ahora en una superficial atracción cultureta?

¡Y encima tengo que ir hasta Leganés!

2 comentarios:

Leo dijo...

Joder Iván, que Lega Ness nos está tan lejos, no seas vago xD

De todos modos hay que fastidiarse con los putos "culturetas" de este país, lo que son capaces de hacer con tal de salir en una foto... Todo sea por cobrar sin hacer ni el huevo. ¿Marisa Paredes tiene intelecto suficiente para disertar sobre Kubrick?. Es más: ¿Marisa Paredes tiene intelecto?. ¿Y Miguel Bardem?. ¿Qué coño pinta esa gente ahí, si lo mismo les hablas de "Barry Lyndon" y te dicen que "es un irlandés muy famoso en la actualidad"?.

LO que es triste es lo de la viuda de Kubrick: o el genio era un cabrón y no le dejó un duro a su mujer, o la cabrona es ella, dispuesta a exprimir el cadáver de su marido hasta la extenuación: "esto como indemnización por todos los años que me hiciste pasar en Inglaterra. Y por aguantar tus neuras, mamón".

xD

IVÁN REGUERA dijo...

Jajajajjajaja!