lunes, mayo 23, 2005

APOCALYPSE NOW II (Young Kurtz)


Hace unos días, Apa y yo hablamos, entre vinos, sobre las secuelas, las segundas partes. No recuerdo ya por qué, pero el caso es que al muy cabrón se le ocurrió una segunda parte impresionante para un film que parece intocable: Apocalypse Now. Al leerlo cualquiera dirá: ¡Ala hombre, eso es imposible y un sacrilegio! Pues no tanto.

Resulta que Apa, metido en una lógica coherentemente coppoliana, se preguntó (y con su chispazo hizo arder la conversación):

A: ¿Qué ocurre con Willard (Martin Sheen) cuando vuelve de la jungla?

I: Coño, en la base de la peli -la novela El corazón de las tinieblas- Willard, que en papel se llama Marlowe, regresa para hablar con la mujer de Kurtz y decirle sus últimas palabras. Al final se arrepiente y en vez de “El horror”, le dice a la mujer que su última palabra fue… su nombre.

A (a toda pastilla): Cojonudo… imagínatelo en Nueva York con ella y luego vagando por la ciudad con los fantasmas de la selva y el NAPALM… en realidad no ha sabido ser un nuevo Kurtz y vuelve a ser lo que era antes, un matón de la CIA.

I: Y claro, volvemos a las aspas del ventilador, y la CIA levantándolo para una nueva misión pero en la ciudad.

A (con una sonrisa que no le cabe en el gesto): ¿Y sabes qué?

I: ¿Qué?

A: Que por medio de flasbacks conoceremos al Kurtz (Brando) joven para saber cómo llegó a donde llegó -al mal absoluto, a su ruptura total- en la uno.

I: J o d e r.

A: Exactamente como Corleone padre e hijo en el Padrino II.

I: Claro… Jooooder.

A: En paralelo, Coppola podría intercalar la vida fantasmal de Willard en la urbe con la llegada al horror de Kurtz.

I: La explicación que pretende hacer Lucas ahora en Star Wars. Francis y George siempre han tenido mucho que ver…

A: Bueno… no tanto, pero sé por donde vas.

I: Apa, tío, te parecerá una chorrada, pero molaría que le mandases las historia a Coppola, al Valle de Napa, a Zoetrope. Quién sabe…

A (con cara de pasar tres mil pueblos): Pero no es mi historia, es la de Coppola.

Con los vapores del vino tampoco pensamos que Martin Sheen tiene ahora unos sesenta años y que con él pocas segundas partes se pueden hacer ya. Pero fue una conversación bonita.

Cada día me sorprendo más de cómo es posible que las grandes obras no tengan fondo para el diálogo… y los nuestros son de lo más surrealistas. Cualquiera que nos oiga diría que estamos pallá. Y es verdad. Para eso está este blog: para confirmar y dar fe de nuestra patología. Imagination Now.

2 comentarios:

fridwulfa dijo...

Martin Sheen tiene 60 años, pero Emilio Estévez, hijo primogénito y fotocopia de su padre, no y podría perfectament retomar el papel.

leo dijo...

Pozí. Además que falta le hace a Estevez, que hace siglos que nadie sabe nada de él. La última peli suya que he visto es "Freejack", y fíjate la cantidad de años de eso ya....

Por otra parte la idea de uina precuela de Apocalypse Now es cojonuda, tal como la planteais. Pedidle derechos a Zoetrope ;)