jueves, junio 16, 2005

MALO




Ayer vi a la cantante Bebe en la tele, en el programa de Buenafuente, ese señor ingenioso y gracioso pero que no tiene mucha idea de entrevistar.
Bebe llevó a cuestas su guitarra y el kit de piesnegros lavapiesero que a mí personalmente me da urticaria y picores bajos. La tipa apareció en un programa visto por millones de españoles, en hora de máxima audiencia, como si pasara por allí.

Una de dos: o esta señora va por la vida falsamente despistada, molesta e incómoda por la fama o es masoca. Con la cantidad de gente que toca y canta mil veces mejor que ella (no es complicado) y que estaría loca por la publicidad que le puede dar espacios como BF y va esta señorita y se sienta en plan “jo, jo, jo, que soy una chica normalita de barrio, colegueo y botellón y a mí estas cosas me quedan grandes”. ¡Pero si están haciendo anuncios de compresas con tus temas y también con ellos se están forrando con los politonos de los móviles, muchacha!

Conocí a Bebe en el rodaje de una peli y por casualidad en una insoportable fiesta de gente chachipilongui. Estaba en el pasillo de la casa, platicando con neogrunjes, neohippis y neodetodo. La saludé y poco más. Un visto y no visto. Luego llegó el bombazo con ese clásico de la canción protesta (“Malo, malo, malo eres, no se trata así a las mujeres”) y la imitación por parte de muchas niñas de su look informal, inconformista y desarrapado.

Al ver a bebe en la tele, cantando una horripilante e infantil canción anti-Bush, recordé un artículo de mi amigo y crítico musical Manuel Piñón, que dijo en su día que Bebe “representa a la perfección un nuevo estereotipo sociológico: las chicas enrolladas que viven y salen por la madrileña zona de Lavapiés, un barrio que las mentes bienpensantes venden como ejemplo de mestizaje y convivencia multicultural; la triste realidad es que, aunque su animación callejera no tiene precio, es un barrio abandonado por las instituciones al que llegan muchos inmigrantes atraídos por los bajos alquileres. El caso es que hay quien intenta utilizar a Bebe para poner cara a este grupo humano”.

Manuel, muy cabreado tras un frustrado intento de entrevista con ella, remataba: “Si hubiera hablado hace unos meses con Bebe al finalizar alguno de sus conciertos o en una cafetería, entusiasmada con unas cuantas copias de su recién tostado cedé, se habría quejado de lo mismo que sus colegas (la falta de proyección en los medios). Ahora que tiene la atención, se esconde detrás de cuestiones peregrinas. Malo”.

En definitiva, que a otro con esos cuentos, piesnegros.

9 comentarios:

Leo dijo...

A mí Bebe tampoco me gusta. No solo canta mal (¿eso es cantar?) y compone aun peor, si no que, tal y como se dice en el post, responde a ese estereotipo de "enrrollao" más falso que Judas.

En fin, una tomadura de pelo. El problema es que mucha gente, auspiciada en los medios de incomunicación que les lavan el cerebro y les dicen cómo tienen que pensar, se toman en serio a esta tipa - bodrio....

El Ave dijo...

Te leo con devoción diaria. Me trago/bebo todos tus posts, y no me atrevo a comentar por vergüenza y porque no sé qué decirte que no digas ya. Aunque según la Little Bellota tengas pintas de opusino... a mí me tienes enganchada total (ahora que... ¡¡una foto, quiero!!!)
Sobre el post de hoy: hablaremos, hablaremos... (si quieres, claro). A mí sólo me llegan sus canciones, no lo demás que cuentas, así que me ha resultado muy interesante tu reflexión. Perdón por ocupar tanto espacio. ¡Salud!

Anónimo dijo...

Es uno de los peligros de la libertad de expresión PUBLICA,porque esto de libertad de expresión, esque yo creo que hay que recontextualizarlo y reconceptualizarlo,Creo que es la clave,de hecho,abriría un debate en torno a esto,la libertad de expresión pública.Ese paradigma de la libertad en las sociedades modernas.Que casi parece una dictadura de la "expresión".Expres your self tío,que eres un soso y estas cosas.Baila para mí,salomé.Con lo bonito que es el silencio a veces,con lo despacio que pasa el tiempo a veces,cuando se está en silencio.

IVÁN REGUERA dijo...

Leo, estamos rodeados de jóvenes bodrio. Otro post merece FRAN PEREA, por el amor del cielo, qué actor y qué cantante más asqueroso!!!!!!!!!

Ave gracias y welcome. Y deja de escuchar a Bebe no vaya a ser que te dé algo y te me pongas a tocar los bongos en Malasaña.

Anónimo: valiente, incorrecta pero MUY interesante reflexión.

El Ave dijo...

Hmmmm ¿bongos yo? hmmmmm como se nota que no me has visto. jejejejejeje. espera espera, que me estoy despiporrando imaginándome a mí misma.... bongos. ay iván ivancito.... :-)

fridwulfa dijo...

Jejejeje. Ains, iván, siempre creando polémica... desde luego, para un día que te dejo solo, cachis en la mar.

danieliño dijo...

Yo también vi la entrevista. Y tienes razón; parcialmente, creo yo. Bebe se mostró con menos gracia que las parejas de casados de Noche de Fiesta; apática, hasta cierto punto altiva (eran los medios la que la buscaban, decía). La actuación musical que vino después fue, como dices, kuasi vomitiva. Pero me atrevería a ser defensor de las causas perdidas, y rescatar un par de momentos de la entrevista. Habló de una imagen que los medios crean de los artistas, y a menudo de todo cuanto pasa por sus manos. Me hizo reflexionar. o tenía que decir la verdad para que el público pensara que era sincera. Después habló de que ella no quería llegar a tanta gente (pfff) y pensé en no pocos artistas que dejan de serlo cuando los encumbramos... No es que me guste Bebe (mis gustos discurren por otros caminos), pero detrás de esa imagen suya de alternatraca que se encarga de promocionar y nos de amplificar, hay o hubo una persona más o menos sensata, con algo de esa sabiduría de supermercado que nos hace falta a muchos. Eso sí; ni canta bien, ni bf sabe mucho del arte de entrevistar (basta verlo...). Enhorabuena por el blog!

Leo dijo...

Iván, Franpe se merece, no ya un post en este blog, si no un libro entero; yo veía "Los Serrano" solo porque salía él, pa descojonarme xD.

¿Cómo es posible que alguien como él pueda progresar como cantante?. Desde luego es un ejemplo para todos nosotros: si él pudo llegar, incluso yo, que soy lo puto peor cantando, también puedo. :p

IVÁN REGUERA dijo...

Uno mas uno son sieteeeeeeeeeeeeeeeeeeee!!!!! Jajajajajaj!

Danuielio y frid tienen razón, soy polémico y no todo es tremendo en Bebe. Seguro que en la ducha hasta se la soporta (encima hay una cortina por medio)...