sábado, junio 04, 2005

VENTE A ALEMANA, JR (2)




Por fin otro mail de mi amigo JR desde Alemania. No tiene desperdicio, por su contenido parace un remake de Leavig Las Vegas pero entre teutones. Ahí va:

Bueno, primeras aventuras en esta tierra en la que hablan tan raro. Y por supuesto relacionadas con la priba, jejeje. La foto que os adjunto es del primar intento para tomar un cubata: sí, veis bien, un cubata en copa de cognac para mi colega, y yo me tome un chupito muy fuerte, underberg, que no sé qué era.

Y no pruebo mas bebidas raras, jejeje. Lo mismo ocurrió con el primer intento del café con hielo: en la vida había tomado un escocés sin güisqui, que es lo que nos pusieron. No entienden, nos dicen locos, porque pedimos un café caliente para luego enfriarlo: unos cabezas cuadradas, estos vikingos. Ahora ya más o menos conseguimos tomar lo que queremos.

Las copas muy caras. También fue en el centro de Frankfurt, que es mas caro. El habana-cola (ya sí, en vaso de tubo, aunque más pequeño que en España, aunque con cola de barril) 11 euros, para flipar. Me pasaré al güisqui, que nos lo cobran a 8 euros. El vino, un fulllllllll.

No tienen los mismos conceptos que nosotros, aunque aprecian mucho El Rioja (para flipar lo que vale aquí). Ellos tienen un vino afrutado con diferentes sabores, pero el más afamado es el Apfelwein, que es SIDRA. Una sidra muy fuerte y sin escanciar, que toman mezclada con agua con gas o con limonada (sin comentarios). La cerveza, sorprendente, resulta otro full.

En la ciudad tienen, como en España, personal poco cualificado, que no sabe tirar las cañas. Hay cervezas grandes pero también tamaño normal, es más la fama que tienen. No la tienen tan fría como en casa, así que al final estoy pidiendo cervezas en botella. Tampoco hay tascas ni bares de mediodía, pues no frecuentan el salir.

Me comenta el Apa que estoy más delgado, y es verdad, estoy bajando. La comida no falta, es abundante y sacia mucho. ¡Pero el horario! Se desayuna mucho y pronto, y yo claro, pues no. Se come entre la una y las dos, a las tres ya nadie da comidas. Y se cena a las SEIS, o como mucho antes de las ocho. Así que a mí me pillan todas las comidas sin hambre. Se acuestan muy temprano, antes de las once, las ciudades (imaginaos los pueblos) son fantasmas; y se levantan relativamente temprano. Y eso a pesar de que hay más horas de luz. Creéroslo: de cinco de la mañana a diez de la noche.

La comida es buena y saludable, a pesar de abusar un poco de las salsas y no comer fruta. Todos los platos los sirven con ensaladas, aunque a veces se pasan. Mi colega, lo juro, comió hierbas de jardín, de las del patio de mi abuela, jajaja. Lo tengo martirizado al pobre. Como vacas son estos alemanes. Comen plato único, no beben mucho con las comidas (son mas caras las primeras) y toman un postre, normalmente tarta de alguna fruta. Es cierto, ¡son mas caras las bebidas que las comidas!

Y en fin, ya me he extendido bastante. Deciros que estoy muy bien, que me defiendo, aunque la familia pasa mucho de mí (desayuno y ceno solo), la gente entiende mi deutsche aunque yo no comprendo muy bien a mis interlocutores y me entero de las cosas pero muy por encima, muy en general. Además, como no tenemos pintas de turistas nos confunden con lugareños y nos hablan muy normal y rápido. Que muy bien, vamos....

Un abrazo a todos y Auf Widersehen, tschüss.......... (que no estornudo, es un saludo, jejejeje)

1 comentario:

Leo dijo...

No me extraña que los boshes, en cuanto se lo pueden permitir, se plantan en Mallorca ;). Como los Ingleses, otros que se parecen bastante a estos aunque más idiotas si cabe (no saben beber: los alemanes beben mas y no les sienta tan mal).

Yo tengo un par de amigas medio alemanas que no cambianm España ni por todo el oro del mundo. Lo que cuenta JR en su texto, evidentemente, es completamente cierto: En invierno, en Frankfurt (de donde es una de mis amigas), a las 4 de la tarde ya es virtualmente de noche, y no se ve un alma por las calles.... Según ella Alemania es "un pais de muermos", y no se casaría con un alemán ni harta de cerveza :p

Y si a eso le añadimos que el país está ahora mismo hecho unos zorros (por lo visto ya no es el paraiso económico y social que en otro tiempo fue) pues qué decir.

Resumiendo: me voy a las Fidji :p