miércoles, junio 08, 2005

Subidón en las aulas




Algunas veces levantarse pronto de la cama para ir a dar mis clases de cine es algo poco llevadero, pero la mayoría de las veces compensa al tomar el primer café y tratar con mis alumnos más madrugadores, los que no se escaquean.

Esta mañana he acabado con el curso de Publicidad con un examen (nada complicado) tipo test de treinta preguntas. Al acabar la clase y entregados los exámenes, un grupo de alumnos se me ha acercado para decirme que ha sido un placer ir a mis clases. Yo se lo he agradecido y les he dicho que al menos esperaba que viesen el cine con otros ojos.

Y así es “para bien y para mal”, me han dicho. Su razón es sencilla: saben más de cine, pero ahora sus acompañantes se quejan de que sean unos pesados que les destripan los mecanismos de las películas. Han perdido la inocencia. Es lo que tiene la asignatura.

El caso es que un curso más me voy feliz hasta septiembre con la sensación del curro bien hecho y la satisfacción ÚNICA que da trasmitir tus conocimientos personales a gente realmente interesada.

Gracias chicos y chicas por vuestra atención y mucha suerte en el futuro.

2 comentarios:

Leo dijo...

A mí no me importaría asistir algún día a alguna de tus clases. Tiene que ser toda una experiencia... ;)

Y así te conocería personalmente, que tengo gran curiosidad la verdad.

Felices vacaciones y que las disfrutes, que seguro que te las has ganado ;)

Bellota dijo...

¨Puedo añadir que el cine ha sido en mi adolescencia una clase de refugio; por ello le tengo un amor casi religioso. No puedo tener por un hombre político el mismo interés que por los cineastas que admiro, y creo firmemente que, en la historia de Inglatera del siglo XX, Charles Chaplin es más importante que Winston Churchil.¨ Fracois Truffaut

('Tay Garnett, Portraits de cineastes')

- hey profe-vania, muchos saludos desde la panza de Bubu-

la loquita