miércoles, junio 01, 2005

Vente a Alemania, JR




Desde Frankfurt, JR me escribe:

Al comienzo bien, pero ya hay algún desengaño (en los teclados no hay eñe y otras letras están escondidas) como el de la chavala (nota de Iván: la hija de los dueños de la casa que lo acoge). Resulta que no vive en la casa, sino en una lejana ciudad, y además con su novio: un fullllllll.

Por lo demás muy bien, un par de clases por la mañana (tres horas) y ya está, a beber bier con mi colega por la tarde. Como estos dos meses no los voy a pasar en la vida.
Se desayuna en abundancia, el que puede claro, que yo no. Y a las dos ya estás comiendo, porque a las 7 se cena, quien puede también, claro. ¿¿¿Quien tiene hambre a las 7???

En clase muy bien, aunque no me entero de todo, por lo menos doy el tipo. Estoy con el colega, con una chinita, una rusa, un japo, un sueco y un vietnamita. La rusa no vale gran cosa y no habla. Tengo dos profesoras, una como un Käse, o sea un queso.
Mi colega me apura, mañana cuento mas.