miércoles, septiembre 24, 2008

LA NECESIDAD DE PEPE SANCHO

Aunque Santiago González se me adelantó en su blog, tengo que hablar de él. Pepe Sancho es un españolazo de manual. Lo conocimos trabuco en mano, dando caña a los gabachos, triunfó en las tablas como Don Juan o alcalde de Zalamea y ahora, a sus 64 años, pone fin a su trabajo en Cuéntame, esa cosa ñoña, acartonada y cursi que les ha funcionado a los de la pública, la que pagamos todos aunque no la veamos. Remata sus memorias.

Antes de dejar de ver la tele, uno de los episodios catódicos que recuerdo con más placer fue aquel encontronazo de Sancho con los carroñeros de las alcachofas. Su “¡A mamarla!”, antes de entrar en un taxi, es un clásico. Y valiente su furia ante los últimos responsables de la telebasura: los de arriba. Los consejeros delegados.

Había que ver a Pepe posando para la foto que le hizo El Mundo para su contraportada del sábado. Lejos del actor teatral que ha arrasado en Mérida, parece un putero altanero, con reloj sumergible y llaves del BMW en la misma manaza donde brotan pelos blancos. Aun conserva un buen cabello y deja asomar por su gabardina sport una mata de canas del pecho, como un legionario.

Eso, a vista de foto, de Antonio Heredia. Lo mejor son las respuestas a la entrevista de Rafael J. Álvarez. Y si no, lean un extracto:

¿El gobierno tiene actores de reparto?

Hay muchos actores progobierno. Estoy harto de la gente comprometida. ¿Comprometida con los que mandan, los que mandaron, los que mandarán, caducan los compromisos? Llevo años esperando que los actores se manifiesten por los principiantes, que cobran dos euros en contratos denunciables.

¿Con qué pie se levantan las ideas?

En mi casa lo de ‘derecha’ no se usaba. Y mi abuelo y mi padre en la cárcel. Valencia republicana… Carod al lado de la bandera republicana me da tanto asco que me he olvidado de la República. En mi mundo, la derecha sólo apoya a ‘izquierdosos’. Mire a quién dan las medallas Camps, Gallardón y Aguirre.

¿Por qué lo llaman Transición cuando quieren decir Punto final?

La Transición no será definitiva mientras queden represores como Martín Villa. Teresa Fernández de la Vega es un ejemplo de dictador democrático: esto es así o es así.

Estudiante, ¿cómo anda España de Educación para la Ciudadanía?

Mal. ¿Es que no éramos ciudadanos los de ates? Me lleva a los 50, con el ‘Cara al sol’ en la pizarra. Que nos eduquen para ser ciudadanos no lo hubiera hecho ni Napoleón.

¿Qué le revuelve la panza, querido Sancho?

El poco adiestramiento de los que gestionan la cultura. La censura de Franco era prohibir a Alberti y la de ahora no dar paso a Pemán.

Hay muy pocos como él, muy pocos tienen en este país los santos huevos de decir -con la libertad que dan los años y una golosa cuenta corriente- verdades como estas. Un tío “de la cultura” con dos dedos de frente. Un tío necesario.

4 comentarios:

francisco arroyo dijo...

¿Por qué la mala leche es la pasión que más simpatía despierta entre nosotros, los españoles?.No dejo de darle vueltas a esta pregunta. ¿Leería uno a Marías,Orejudo,Gistau o Ussía si no estuvieran enfurruñados tan a menudo?. Mi esperanza es que a los tres primeros sí.

Juan Carlos dijo...

Que gran tipo es Pepe Sancho.Yo tuve la suerte de coincidir con él en el rodaje de "la mujer de mi vida",pelicula que ni he visto nunca aunque salga yo.Al finalizar un rodaje como él y yo vivimos en Villaviciosa se ofreció acercarme puesto que eran las tres de la mañana y yo no tenía medio de locomoción.Al final fué Joaquin Mazón ,el director de segunda unidad ..¡¡Tambien compañero de pupitre!!.Y lo que son las cosas de la vida,el de director auxiliar y yo de figurante.Me alegró cuando le dieron el Goya por su interpretación en Carne Tremula.Floja pelicula pero Pepe esta bien.

IVAN REGUERA dijo...

Francisco: Buena pregunta, sí señor. Yo creo este mundo es para estar encabronado. No constantemente, pero a menudo.

Y yo a Marías no lo leo de ninguna manera. Me parece un peñazo. Gistau está bien a veces. A Orejudo no lo conozco.

Leo dijo...

Pues a mí Gistau me parece una versión cutre de Ussia... Este último puede soltar opiniones reprobables en más de una ocasión, pero al menos las razona (o eso pienso yo) y, mal que pese, escribe verdades como puños.

Y sí, este mundo es una puta mierda, pero como decía Edward Norton en America History X "la vida es demasiado corta para estar siempre cabreado". Gran verdad.