jueves, abril 07, 2005

CARY, EL BUEN BORRACHO

He llegado a casa, he abrierto una botella, me he prendido un piti, he calentado una pizza en el horno para comérmela con Bosco y he encendido la tele. Sólo había Papa, granja y tíos haciendo una casa a los que no les entendía cuando (mal) hablaban. Me he puesto Con la muerte en los talones en dvd. He vuelto a disfrutar de la imposible trama, de la elegante sensualidad, de lo bien que se emborracahaba Cary Grant y de la legendaria secuencia del la avioneta. Todo un clásico a pesar de que mi amigo Pumares diga que no soporta sus transparencias. Pena no haber llegado al final. Me ha entrado modorra. ZZZZZzzzzzzzzzz (como Palomino).