lunes, abril 18, 2005

STARting WARS 2

Lucas llevó su ambiciosa ópera espacial a los mandamases de United Artists, estudio que había adelantado dinero por los derechos sobre el guión. Primer chasco. No la quisieron, no la entendieron y no les parecía producible. Cuando fue a Universal Pictures tampoco se entusiasmaron. Pensaban que nadie iría a ver eso a una sala de cine. Segundo chasco.

Cuando llegó desesperado a 20th Century Fox, la cosa cambió, dijeron que de entrada sí. Lucas, animado, les presentó su presupuesto para la película, pero el estudio dijo que era muy elevado. ¿Tercer chasco? No. Fox le dijo a Lucas que sólo aceptaría su presupuesto si rebajaba su sueldo como director a 500.000 dólares. Aceptó aunque con una condición: también se quedaría con los derechos de marketing de la película y de las posteriores entregas en el caso de que se rodaran.

En aquella época los beneficios por el merchandising eran muy bajos o inexistentes y los chicos de Fox dijeron que sí entre risitas autocomplacientes, como orgullosos del trueque.
Craso error. El estudio jamás se perdonaría semejante falta de cálculo. Un dato: Desde el estreno en 1977 de la primera entrega, hasta el estreno de La amenaza fantasma en 1999, el merchandising de la saga ha generado a Lucas unos beneficios de más de -atención- 4.000 millones de euros.

Lo que vino después, como es lógico, fue el casting. A este respecto, un tipo que jamás se perdonará haber confiado en su agente, esos tipos a veces tan peligrosos, fue Paul Le Matt. ¿Y ese quién es?, se preguntarán. NADIE por culpa de su agente. Resulta que Lucas había hablado con su representante, pero esta lumbrera del show bussines pensó que el personaje de Han Solo no era “adecuado para su carrera”.

Burt Reynolds, Christopher Walken y Nick Nolte también tuvieron la oportunidad de interpretar al piloto del Halcón Milenario. Y frente a los gafes también están los nacidos con un pan bajo el brazo. Un día, en el que un jovencito Harrison Ford hacía un apaño como carpintero en casa de Coppola, Lucas le preguntó si quería hacer una audición para su película.

También se sabe que cuando Lucas le ofreció el papel del maestro Jedi Obi Wan Kenobi a Alec Guiness, lo rechazó y tuvieron que rescribir el guión los dos juntos para que aceptase. Y por cierto: Tampoco la Princesa Leia iba a ser Carrie Fisher, sino Sissy Spacek, pero nada más iniciar el rodaje, Lucas rechazó a la actriz, así que llamó a su amigo Brian de Palma, que rodaba por aquel entonces Carrie con Carrie Fisher como prota ¡y se las cambiaron! ¡Qué liberales!